Merkel y Sarkozy buscan nuevos tratados europeos para marzo

La jefa de gobierno alemana, la canciller Angela Merkel, recibió en Berlín al presidente francés, Nicolas Sarkozy, donde ambos coincidieron en afirmar que pretenden situar el rigor presupuestario europeo “nuevamente en primer plano”.

Paralelamente los mandatarios dejaron en claro sus diferencias en torno a la implementación de la tasa Tobin, que pretende gravar las operaciones financieras.

“Deseamos que las negociaciones en torno al proyecto franco alemán sobre la revisión de los tratados europeos para reforzar la disciplina presupuestaria finalicen en los próximos días y que esté firmado para el 1ro de marzo. El rigor presupuestario debe regresar nuevamente al primer plano”, subrayó Merkel.

El principio de reforma de los tratados europeos fue aceptado por 26 de los 27 países europeos -con la excepción de Reino Unido- a principios de diciembre.

Merkel y Sarkozy reiteraron su voluntad de mantener a Grecia dentro de la zona euro con la condición de que el país heleno reforme su sistema presupuestario.

La Canciller alemana juzgó “necesaria” la aplicación de un programa de restructuración de la deuda pública griega para asegurar a los mercados, pero sostuvo que Grecia es “una excepción” y que no se volverá a aplicar otro tipo de plan de ayuda como para el caso griego.

Los mandatarios se reunirán el 20 de enero en Italia con el presidente del Consejo de ministros italiano Mario Monti, quien reemplazó en noviembre a Silvio Berlusconi y puso en marcha un draconiano plan de ajuste en su país.

La cumbre entre las tres principales economías europeas tendrá lugar 10 días antes de la próxima reunión del Consejo Europeo, que se realizará en Bruselas y en donde los países de la zona euro deberán darle un punto final al proyecto franco alemán de modificaciones de los tratados europeos.

Pese al entendimiento reflejado este lunes por los Jefes de Estado de Alemania y Francia, el encuentro dejó en evidencia las diferencias sobre la tasa Tobin, que pretende gravar las transacciones financieras internacionales y es denomina de esa forma en honor a su ideólogo, el estadounidense James Tobin, quien la elaboró en 1972.

“Es una buena iniciativa francesa. Puedo imaginar una tasa de este tipo en la zona euro, incluso si no hay acuerdo dentro de mi gobierno”, aseguró Merkel.

En la última reunión del G-20 en Cannes, en noviembre 2011, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par de Brasil, Dilma Rousseff, reclamaron que la tasa Tobin sea implementada para sancionar a los especuladores financieros, a quienes endilgan la responsabilidad por esta nueva crisis económica internacional.

El viernes, varios miembros del gobierno galo aseguraron que la tasa Tobin seria sancionada por el Parlamento en Francia antes de finales de enero generando reacciones entre sus vecinos.

El partido Socialista francés (PS), principal favorito para la presidencial del 22 de abril, posee mayoría en el Senado y aseguró este lunes que “no acompañaría una maniobra unilateral” para gravar las operaciones financieras.

Inmediatamente, la Comisión Europea reclamó “un acercamiento coherente” a esta tasa para “lograr resultados eficaces” y “evitar que una iniciativa en solitario se transforme en contraproducente”, según afirmó Natasja Bohez-Rubiano, una de las portavoces de la comisaria europea encargada de la fiscalidad, Algirdas Semeta.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, estimó el domingo que Francia tiene derecho a imponer la tasa Tobin en su territorio pero previno que utilizará su derecho a veto.

“Una tasa sobre las transacciones financieras internacionales en Europa nos costaría muchos empleos, nos privaría de ingresos fiscales. Sería nefasto para Europa, se irían muchísimos organismos financieros de nuestro continente”, expresó Cameron en una emisión de televisión de la BBC.

Mientras que la plaza financiera francesa no ocultó su desagrado por esta iniciativa de Sarkozy.

“Es inapropiada esta medida, porque si solo es impuesta en Francia y no a nivel europeo, la misma debilitará a toda la economía francesa”, afirmó la asociación Paris Europlace, que representa al conjunto de los actores financieros galos.

Entretanto, este lunes los medios franceses reflejaron con ironía que el presidente Sarkozy busque instaurar a poco de las elecciones la tasa Tobin.

“La agenda electoral francesa podría entorpecer la crisis de la zona euro”, afirmó Le journal du Dimanche, en tanto que el vespertino Le Monde remarca “el inesperado destino de la tasa Tobin: de la lucha anti mundialización a bandera de los liberales”, al tiempo que Le Figaro recuerda que hace 13 años Sarkozy calificó a la tasa Tobin como “absurda” durante un debate televisivo.

noticias relacionadas