“Con estos nuevos DNI, ciento por ciento argentinos, hemos salido de la maldición gitana”

La Presidenta destacó hoy que el nuevo Documento Nacional de Identidad se pudo hacer en sólo dos años y recordó que “cada vez que se quería llevar adelante terminaba en escándalo”. “Terminamos con el estigma de que el Estado que no puede finalizar las cosas” , enfatizó durante la presentación.

Las afirmaciones fueron al encabezar un acto en el flamante edificio del Registro Nacional de las Personas (Renape), ubicado en el porteño barrio de Parque Patricios.

En ese sentido, indicó que el costo del nuevo DNI será de 15 pesos para los que cumplan 16 años y «0 pesos» para los que nazcan «para que todos tengan identidad», sostuvo.

Al respecto, y refiriéndose al tema de la identidad, mencionó que ayer se reunió con Martín Amarilla, el nieto 98 recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo. «Que coincidencia, pensaba, mañana voy a inaugurar el nuevo Renaper y hoy estoy con el nieto 98. Y le dije a Martín, vas a tener el nuevo DNI».

La presidenta remarcó que el costo total de lo invertido para la producción del nuevo DNI, incluyendo edificio, maquinarias y cursos de capacitación es de 18 millones 60 mil dólares y recordó que el frustrado proyecto del nuevo documento que se contrató durante el gobierno de Carlos Menem alcanzaba la cifra de 1.262 millones de dólares.

«Es un DNI cien por ciento argentino, hasta el software es propiedad del Estado», dijo la presidenta.

«Salimos de esa maldición gitana que cada vez que se iniciaba un proyecto terminaba en un escándalo», en alusión al contrato firmado durante el gobierno de Menem.

La Presidenta afirmó que «cuando ponemos decisión somos capaces de hacer las mejores cosas como en los países desarrollados».

Durante el acto, se mostró un video con los detalles de la fabricación del nuevo DNI y se le entregó a la presidenta y al ministro del Interior los respectivos nuevos documentos con la aclaración de que habían sido abonados por sus propios dueños.

La presidenta estuvo acompañada por el ministro Randazzo y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Además de la libreta, todos los ciudadanos mayores de 16 años podrán tener a su vez una tarjeta para un uso más práctico. La misma posee idéntico valor identificatorio que la libreta tradicional y permitirá realizar todos los actos públicos y privados en los que se requiere actualmente la presentación del DNI, con la única excepción del derecho al voto.

noticias relacionadas