Mendoza dispuso la caducidad de la concesión de dos áreas de YPF

El gobierno mendocino dispuso la caducidad de las concesiones que YPF posee en las áreas Ceferino y Cerro Mollar, ubicadas en los departamentos de Rivadavia y Malargüe, respectivamente, en sintonía con las medidas tomadas en igual sentido durante la últimas semanas por las provincias de Santa Cruz, Chubut y Neuquén.

Al realizar el anuncio, el gobernador Francisco `Paco´ Pérez dijo que la reversión obedece al «incumplimiento sustancial e injustificado de las obligaciones de producción, mantenimiento y trabajo solicitadas a YPF por los yacimientos de Cerro Mollar Norte y Ceferino, en su contrato de concesión”.

La decisión fue tomada a través del decreto 502 en el que se establece que la reversión se hará efectiva en un plazo de noventa días hábiles, momento en el cual la provincia llamará nuevamente a licitación para la concesión de las áreas petroleras.

Unas horas después de que el gobierno mendocino realizara el anuncio, YPF informó que recurrirá a la justicia «en defensa de sus derechos» debido a que la petrolera asegura haber cumplido «con las pautas de inversión establecidas en el artículo 31° de la Ley de Hidrocarburos para la producción en la provincia».

YPF sostuvo que realizó «las inversiones necesarias para una explotación racional y adecuada de los yacimientos» y que «en Mendoza se evidencia un crecimiento ininterrumpido de inversiones desde el año 2007, que superó los 600 millones de dólares en 2011, y que tras la extensión de las concesiones acordada con el propio gobierno provincial, contempla otros 3.500 millones hasta el final de la concesión».

La decisión de dar de bajas las dos áreas concesionadas a YPF se concretó este mediodía durante una conferencia de prensa brindada por Pérez en la Municipalidad de San Rafael, acompañado por los ministros de Infraestructura y Energía, Rolando Baldasso, y de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Marco Zandomeni; y por el jefe comunal local, Emir Félix.

El gobernador enfatizó que la medida «fue tomada en virtud de beneficiar a la provincia de Mendoza, ya que no es positivo mantener recursos hidrocarburíferos bajo tierra”.

Pérez dijo que los trabajadores que desarrollan sus tareas en las áreas en las que revirtió la concesión, “son exclusiva responsabilidad de la empresa” YPF.

Fuentes del gobierno provincial adelantaron que analizan la posible caducidad de otras ocho áreas concesionadas.

También confirmaron que se emplazó a la firma Geopark, que ayer envió una contestación y está en etapa de análisis.

El gobernador sostuvo que la provincia está abierta «a la inversión de todos aquellos que quieran hacerla de manera real y efectiva”.

A modo de ejemplo citó que ayer el gobierno provincial adjudicó a la firma alemana Wintershall Energía S.A., que posee una destacada trayectoria internacional y asegura una inversión superior a los 1,5 millones de dólares, el permiso de exploración del área CN5, en el Departamento Malargüe.

Esta área quedó en trámite de adjudicación en el 2007 y es parte del Plan Argentina.

Pérez advirtió que YPF «sigue la misma línea en Mendoza que en el resto de las provincias productoras, ya que por lo que se vio en la última reunión de directorio los dividendos no se querían aplicar a una mayor infraestructura, explotación y exploración, sino a la especulación financiera y a aumentar la cotización en el mercado de valores a partir de la compra de acciones”.

“Hace dos años venimos reclamando un aumento del cupo de combustibles en las estaciones existentes y la creación de nuevas estaciones en lugares donde no existen. Además la falta de combustible se agrava en épocas de cosecha”, remarcó el mandatario.

Pérez adelantó que su gobierno «va a llamar a licitación para la telemedición de todos los pozos de los que se saca el crudo en camiones y no por oleoducto”.

El gobierno mendocino, a través del Ministerio de Infraestructura y Energía, intimó el 6 de marzo pasado a YPF a presentar un plan de inversiones para incrementar la producción en las áreas petroleras Ceferino, ubicada en el departamento de Rivadavia, y Cerro Mollar norte, en el departamento de Malargüe.

El ministro Baldasso dijo que en esas área «no existe cumplimiento de plan de inversiones comprometido» por la petrolera y que por esa situación «se notificó a YPF para que demuestre interés en revertir la situación a expensas de perder la concesión».

El 14 de marzo pasado, durante un acto realizado en el Puesto Ramón Santos, en el limite de Chubut y Santa Cruz sobre la ruta 3, los gobernadores Martín Buzzi y Daniel Peralta, anunciaron la caducidad de diversas áreas que la petrolera YPF tiene en concesión en ambas provincias.

Cinco días después, el 19 de marzo, el gobierno neuquino decidió revertir las concesiones que YPF tiene en las áreas Chihuido de la Salina y Portezuelo Minas.

noticias relacionadas