Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron la restitución de la nieta recuperada 105

Las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron la restitución de la identidad de Laura Reinhold Siver, la nieta 105 recuperada, hija de un matrimonio secuestrado en agosto de 1977 en el oeste del Gran Buenos Aires y llevado al centro clandestino de detención que funcionó en la ESMA.

En conferencia de prensa en la sede de la asociación, su titular, Estela de Carlotto, señaló que “fue Laura la que se acercó a Abuelas” y destacó que las restituciones también “son posibles por la cooperación entre nuestra organización, los sobrevivientes de los centros clandestinos y el Estado”.

“Felizmente, Laura, que siempre tuvo dudas sobre su identidad, accedió a realizarse voluntariamente los análisis de ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) en junio de este año, a través de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI)”, relató la presidenta de Abuelas.

Carlotto contó que Laura “es una chica de 34 años, ya mamá, médica”, que años atrás se había presentado espontáneamente a las Abuelas, después se retrajo por temores y finalmente retomó la búsqueda de su identidad, que culminó con éxito hace una semana.

El martes último, “el BNDG informó a la CONADI que la joven incluye en un 99 por ciento en la familia Reinhold-Silver”, dijo la titular de Abuelas en la rueda de prensa que ofreció junto a familiares de Laura, sobrevivientes, miembros de organismos de derechos y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde.

“La Presidenta de la Nación (Cristina Fernández de Kirchner) está en conocimiento de este hallazgo y está muy feliz”, dijo Duhalde.

Adriana Reinhold, tía paterna de Laura, conoció la semana pasada en la sede de Abuelas a su sobrina recuperada, a quien describió como una mujer “muy cariñosa, abierta y receptiva, muy enfocada a conocer cosas de sus padres”.

“Ella me decía `contame, contame`. Yo le pregunté si le resultaba raro que diga `tu mamá` y ella me dijo: `No, no, decime mi mamá y mi papá”, relató Adriana a la prensa sobre ese primer encuentro de Laura con la tía y sus primos.

Los padres de Laura, Susana Siver y Marcelo Reinhold, fueron secuestrados el 14 de agosto de 1977 en Haedo, oeste del Gran Buenos Aires, y llevados al centro de detención, torturas y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Según testimonios, Susana, que en el momento del secuestro llevaba unos cuatro meses de embarazo, dio a luz en cautiverio en febrero de 1978 en el Hospital Naval, donde le practicaron una cesárea antes de devolverla a la ESMA.

La hija de los detenidos-desaparecidos Marcelo y Susana fue inscripta después como propia por un matrimonio de civiles que la crió pero que “nunca se acercó a Abuelas”, a diferencia de Laura, respaldada en cambio por su esposo, dijo Carlotto.

Luisa Bermúdez de Reinhold, madre de Marcelo y suegra de Susana, se acercó a Abuelas en marzo de 1982 para denunciar la desaparición del matrimonio e iniciar la búsqueda de su nieta.

Denuncias y testimonios brindados a partir de 1985, en particular uno ante la CONADEP, involucraron a varios represores de la ESMA en la apropiación de hijos de desaparecidos.

La titular de Abuelas y el secretario de Derechos Humanos coincidieron en destacar “el aporte fundamental de los testigos, sobrevivientes de los campos”, en la búsqueda de los chicos apropiados durante el terrorismo de Estado.

“Un grupo de sobrevivientes que estuvieron (en la ESMA) con Susana, la mamá de Laura, que hoy están aquí, van a contarle a ella y a sus familiares todo lo que saben”, dijo Carlotto.

Mientras Duhalde afirmó que la restitución de 105 nietos se explica “por la tarea incansable de las Abuelas” con el aporte de los sobrevivientes, Carlotto destacó el avance en el terreno judicial y “un Estado que cumple con lo que le corresponde”.

“A veces nos dicen oficialistas, kirchneristas. No somos `istas`, somos Abuelas, pero acompañamos gestiones y reconocemos méritos de cada gestión”, dijo Estela de Carlotto, y afirmó que en la búsqueda de los nietos “hay toda una integración familiar y con el Estado”.

La titular de Abuelas subrayó que “tanto el doctor (Néstor) Kirchner como Cristina han abierto las puertas fuertemente a toda esta historia que se quería negar”.

noticias relacionadas