En el país hay un millón de personas con diabetes pero no están diagnosticados

La enfermedad afecta al 8,5% de la población adulta en la Argentina, es decir unos dos millones de personas, el 50% desconoce que la padece, mientras que entre el 20 y 30% sabe que la sufre pero no recibe tratamiento. La obesidad es responsable del 70% del riesgo de desarrollarla. Así lo informó el Foro Interdisciplinario sobre Diabetes (FID).

La entidad, que reúne a especialistas de distintos ámbitos de la medicina y del campo de la investigación sobre la diabetes y enfermedades vinculadas con esa patología, presentó un documento sobre la prevención primaria de la diabetes tipo 2 y el estado actual del conocimiento en el país para afrontar el trastorno.

Los datos ofrecidos durante el encuentro médico desarrollado con motivo de conmemorarse este sábado el Día Mundial de la Diabetes indican que en Argentina la enfermedad afecta al 8,5% de la población adulta, es decir unos dos millones de personas.

Pero el 50% de los afectados desconoce su condición de diabético porque no consulta al médico y porque la enfermedad es asintomática, mientras que entre el 20 y 30% de quienes saben sobre su patología no recibe ningún tratamiento.

Juan José Gagliardino, coordinador del Foro e investigador médico del Conicet, sostuvo que «la diabetes no es tan sólo la azúcar en la sangre, sino que tiene otros factores asociados como la obesidad, la hipertensión y los problemas cardiovasculares».

Gagliardino insistió en la importancia «de no sólo atender a la población diabética sino también a la prediabética».

En ese sentido, destacó la necesidad de que «las personas que están en la antesala de la diabetes por su obesidad o antecedentes familiares puedan adoptar medidas que ayuden a evitarla».

«Alrededor del 20% de las personas a las que se diagnostica diabetes, ya tienen complicaciones crónicas y generalmente llegan al diagnóstico por esa causa», precisó.

Gagliardino consideró que «la herramienta más importante para enfrentar la diabetes es un cambio en el estilo de vida que va más allá de la medicación y el poder saber a tiempo si se puede padecer».

Además, reiteró la importancia de «mantener un peso adecuado y realizar una actividad física que puede ser una caminata de veinte minutos en el día, entre las medidas para controlar y poder evitar» el sufrir subas de azúcar en la sangre.

Los ministros de Salud bonaerense, Claudio Zin, y de la ciudad de Buenos Aires, Jorge Lemus, recibieron durante el encuentro una donación del grupo Sanofi de 2.500 tratamientos con insulina durante un año para pacientes diabéticos tipo 1 de cada distrito.

En la diabetes tipo 1 el paciente necesita de aplicaciones de insulina para regularizar sus niveles de glucosa, mientras que en la tipo 2 puede recurrirse a la dieta y a la medicación.

Zin coincidió en que «hay muchos pacientes que no saben que son diabéticos y se enteran cuando aparecen las complicaciones» y llamó a «combatir la aparición de curas mágicas como la sanación con células madres, que hoy no existe para la diabetes».

Lemus señaló que «en la ciudad más del 20% de la población tiene más de 65 años con lo cual aparecen mayor cantidad de complicaciones, muchas de ellas ocasionadas por la diabetes que puede tratarse y prevenir a tiempo su aparición».

En el encuentro participaron especialistas y autoridades de la Embajada de Francia en Argentina que colaboran con las investigaciones del Foro, que pretenden ayudar a las políticas de salud para el control de la diabetes.

noticias relacionadas