Impulsan la recuperación del histórico Palacio Piria

Vecinos e historiadores de Ensenada buscan recuperar de las ruinas al histórico palacio de Punta Lara edificado a principios del siglo 20, que en 1926 compró y refaccionó el empresario uruguayo Francisco Piria para crear en la zona un balneario como el que luego fundó en su país.

El señorial edificio fue construido por Luis Castells entre 1907 y 1910 en predios donde hoy está el Camino Costanero Almirante Brown entre 26 y 40 de la localidad balnearia de Punta Lara, en el partido bonaerense de Ensenada.

 
A mediados de 1926 lo compró Piria, un reconocido empresario y rematador hijo de inmigrantes genoveses, que se mudó con su familia y modificó elementos de la estructura original con el propósito de transformar la zona en un importante balneario, proyecto que no logró concretar por lo que regresó a su país.

Si bien durante algunos años funcionó luego como una colonia de vacaciones para niños huérfanos, la obra nunca fue bien mantenida.

Hoy el lugar está en ruinas y aunque la estructura se mantiene en pie pese al paso de las décadas, la falta de inversión y cuidados movilizaron a vecinos de la región a pedir su recuperación y la puesta en valor del Palacio, que fue declarado Monumento Histórico e incorporado al patrimonio cultural de la provincia a través de la Ley 12.955.

Un grupo de pobladores nucleados en Proyecto Nueva La Plata aspira a recuperar el emblemático edificio y las 141 hectáreas que lo rodean, como un espacio cultural y de convenciones para toda la región.

Ezequiel Aldazábal, estudiante de Antropología y Museología de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) e impulsor de la iniciativa, explicó a Télam que «el proyecto de recuperar el Palacio es algo que se viene gestando desde hace ya unos años desde distintos focos sociales».

«Son muchas las voces que vienen haciendo hincapié en la importancia y la urgencia de una pronta intervención para su preservación», afirmó.

Un ejemplo de ello se dio en 2012, dijo, cuando «luego de arduas gestiones, la Casa Española de Mujeres (CEM) consiguió reunir el total de los fondos» que requería la obra «y presentó al Senado de la provincia un proyecto, que incluía aportes del sector privado que iban a colaborar en su puesta en valor».
Pero «pese a tener los fondos y el apoyo del Gobierno español, no hubo caso en despertar el interés de su tratamiento y ese proyecto durmió dos años encajonado, por lo que se perdieron las gestiones y el pedido tuvo que ser retirado por la falta de respuestas», lamentó.

En los últimos tiempos el grupo se ha reunido con especialistas en restauración y estructuras de la UNLP para determinar cómo seguir: «estamos programando visitas guiadas con la idea de hacernos visibles y recaudar fondos para la recuperación» del Palacio, contó Aldazábal.

«La falta de cuidados y la desatención total generó que se hayan saqueado la totalidad de la reliquias del lugar. Se han llevado no sólo mármoles y pisos, sino también tirantes del cielorraso y pilares de las bases que lo sostienen -indicó-, por lo que hoy incluso está en riesgo de demolición debido a ese deterioro».

Por eso reclamó a las autoridades provinciales «que al menos se apuntalen los cimientos para evitar que el edificio se venga abajo».

Una de las metas más próximas es «solicitar un informe detallado al Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Tecnológica (LEMIT) sobre el estado del Palacio, sus materiales y el real costo estimado para la recuperación».

«También buscamos activar al gobierno de la Provincia para su puesta en valor», apuntó.

Aldazábal resaltó que junto a profesionales y vecinos de Ensenada y los municipios de la región promueven el grupo de Facebook «Recuperación del Palacio Piria» para sumar voluntades a esta causa y hacer visible la necesidad de recuperar este bien cultural.
Piria tenía un ambicioso proyecto cuando compró el lugar, ya que iba de la mano de la recuperación de la costa ensenadense y la realización de un balneario sobre el Río de La Plata.

Para ello propuso a las autoridades provinciales la construcción de un camino que uniera la ciudad de La Plata con Punta Lara, sin pasar por Ensenada, ofreciendo a cambio el mantenimiento de las playas.

Como el proyecto nunca fue considerado se volvió a Uruguay y en la otra orilla del Río de la Plata creó un balneario paradisíaco: Piriápolis, en el departamento de Maldonado, 100 kilómetros al este de Montevideo, donde el Tribunal de Justicia funciona en otro magnífico edificio construido por encargo de Piria.

noticias relacionadas