Con un golazo sobre el final, Marcos nos metió en los octavos de final de Rusia

El seleccionado argentino, que capitanea Lionel Messi, vence por 2 a 1 a Nigeria (goles de Messi y Rojo) y tiene que mantener el resultado y que Islandia no venza a Croacia, para poder clasificarse a octavos de final del Mundial de Rusia, del que se quedará afuera si se dan otros resultados.

El encuentro, por el Grupo D que ya tiene como primer clasificado a Croacia, se juega desde las 15 de Argentina (21 de Rusia) y tiene como árbitro a un viejo conocido de esta selección, el turco Cuneyt Cakir.

En el inicio, Nigeria esperaba en su cancha y cedía campo y pelota a un conjunto nacional, que tenía al tándem Banega-Enzo como encargado de acercarle la pelota a Messi, quien desde el vamos ya aparecía volcado a la derecha, casi como extremo, y con más participación que ante Croacia.

El conjunto albiceleste se mostraba sólido en el fondo y paciente para atacar, superando algunas imprecisiones iniciales sobre todo en los pies de Mascherano. A los 7 minutos, tras una buena jugada colectiva en la que pudieron juntarse los creativos, el equipo tuvo el primer tiro al arco en el pie izquierdo de Tagliafico, aunque se fue ancho.

Hasta que a los 13 apareció la Pulga, quien aprovechó justamente y a la perfección, un pase largo del socio que le puso Sampaoli: Banega. El 10 la bajó con el muslo izquierdo dentro del área, la acomodó y remató cruzado de derecha para romper el cero.

 A los 26,  Lio habilitó a Higuaín que tiró la diagonal del medio hacia la derecha pero no llegó a picarla ante la salida del arquero y se perdió el segundo. Pasada la media hora Argentina movía la pelota lejos de su arco y los aplausos de los hinchas se escuchaban en el Estadio Krestovski.

A los 32, Banega volvió a vestirse de asistidor y le tiró un pase bárbaro en cortada para Di María, que se iba solo hacia el arco pero el defensor Balogun lo bajó y vio la amarilla. Del tiro libre, en el borde del área, se hizo cargo Lio Messi pero su remate a colocar dio en el palo izquierdo de Uzoho.

Sobre el final del primer tiempo, Marcos Rojo, de performance notoriamente mejorada que la mostrada ante Islandia, se la jugó en el área custodiada por Armani para realizar un rechazo peligroso pero inevitable cuando arremetía Omeruo.

En el complemento, a los 4, llegó un golpe para Argentina. Tras un córner innecesario en el que se chocaron los defensores nacionales, Mascherano tomó a un nigeriano en el área y el juez pitó un discutible penal, que Moses cambió por gol.

Con el empate, el conjunto africano volvió a replegarse y la contra pasó a ser nuevamente su arma. Con este panorama, Sampaoli mandó a la cancha a Pavón para buscar romper otra vez la defensa rival.

Más tarde, el técnico apostaría por Maxi Meza, quien se metió por Di María, que estaba jugando un flojo segundo tiempo.

A los 30, el árbitro pidió VAR por una mano de Marcos Rojo dentro del área, pero fue interpretada como casual y no sancionó la infracción.

Para los 10 minutos finales, el entrenador decidió terminar con línea de tres y Agüero ingresó por Tagliafico. Argentina se fue toda contra el área adversaria y consiguió lo que quería mediante un golazo de Marcos Rojo, que la empalmó derecha, sin pararla, tras un centro de Pavón.

NÚMEROS

Croacia suma seis puntos en la zona que lidera al cabo de dos victorias, mientras que Nigeria lo sigue con tres, y cierran Islandia y Argentina con uno.

El orden de Islandia y Argentina se debe a la diferencia de gol, que favorece a los «Vikingos» y que puede resultar decisiva en caso que tanto ellos como los argentinos resulten victoriosos en sus respectivos encuentros.

Los islandeses tienen un gol a favor y dos en contra, mientras que Argentina convirtió la misma cantidad pero los croatas le anotaron tres, por lo que de arranque los dirigidos por Jorge Sampaoli están en desventaja.

Pero hay otro factor a tener en cuenta que será clave si se llega a una definición con igualdad de puntos y de goles a favor y en contra. Se trata del «fair play» (juego limpio), que obrará como desempate en la última instancia de igualdad. La FIFA decidió que en esos casos se le otorgue la clasificación al equipo que menos amonestaciones o expulsiones acumule en la competencia.

 

FORMACIONES

Argentina:Franco Armani; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo y Nicolás Tagliafico; Éver Banega, Javier Mascherano, Enzo Pérez y Ángel Di María; Lionel Messi y Gonzalo Higuaín. DT: Jorge Sampaoli.

Nigeria: Francis Uzoho; Bryan Idowu, Wilfred Ndidi, William Ekong y Leon Balogun; Ahmed Musa, Oghenekaro Etebo y John Obi Mikel y Victor Moses; Kelechi Iheanacho y Kenneth Omeruo. DT: Gernot Rohr.

noticias relacionadas