El cardenal Bergoglio pidió a San Cayetano que «proteja la esperanza» de los fieles

El cardenal Jorge Bergoglio presidió ayer la misa central por la festividad de San Cayetano en la que le pidió al patrono del pan y el trabajo que «proteja nuestra esperanza».

Bergoglio, durante la homilía que brindó en un altar levantado frente al santuario de San Cayetano en el barrio porteño de Liniers, sostuvo que «nosostros somos concientes de que hemos recibido una bendición y que esa bendición es al mismo tiempo una promesa».

«San Cayetano cuida nuestra esperanza, protégela de los males que la amenazan como el bajar los brazos, el tirar la toalla, el apagar la mirada pensando que no vale la pena, que en este país no se puede», puntualizó.

Sostuvo que no hay que pensar «nada de eso porque con la ayuda de San Cayetano nos ceñimos la toalla como hizo Jesús en la última cena y le lavamos los piés a nuestros hermanos. Con su ayuda encendemos la mirada y contemplamos el futuro con esperanza».

En otro orden, destacó que «también pedimos protección ante la violencia desatada en nuestra sociedad. Pero junto con estas cosas pedimos de manera especial protección para nuestra fe: te pedimos que protejas, conserves y aumentes nuestra fe».

«Porque vivimos en medio de una cultura cada vez más pagana», opinó, al sostener que «una cosa es ser pagano si uno nació en una ciudad que no conoce la verdad del Evangelio y hacer como si Jesucristo no hubiera venido a salvarnos, es dar un paso muy atrás».

Luego de la misa, miles de fieles que se ubicaron en una fila de más de seis cuadras desde el santuario, esperaban ingresar a la iglesia para venerar la imagen del Santo.

En las inmediaciones, se montó un operativo de seguridad con personal de la Guardia Urbana, la Policía Federal y móviles del Same para atender cualquier emergencia.

noticias relacionadas