El artista que nunca existió

Escribe Claudio Penso.


Pierre Brassau irrumpió en una exposición de Gotemburgo y logró deslumbrar a los suecos con sus pinturas. Tanto el artista como las cuatro obras eran totalmente desconocidos para el público y la crítica. Lo encumbraron con elogios y todos admiraron sus trazos espontáneos, potentes, llevados a cabo con una determinación muy especial. Nadie lo había visto y se creó un enigma en torno de su presencia. Lo que ninguno imaginó es que Pierre no existía, era una total invención.

¿Quién había pintado esos cuadros? Su nombre verdadero era Peter y era un chimpancé. El periodista Ake Axelsson quiso dejar en ridículo a los críticos de arte y consiguió que el cuidador del zoo le diera al mono unos pinceles y óleos para materializar los célebres lienzos.

 


Claudio Penso
Graduado en periodismo. Se especializó en impulsar procesos de cambio y crecimiento en empresas con potencial que vean el crecimiento como desafío. Desde 1987 lideró más de 500 proyectos con una tasa de resultados del 78,5% de resultados por por sobre las expectativas iniciales.
Autor del libro Historias con semillas.
http://www.claudiopenso.com/
https://www.facebook.com/claudio.penso

noticias relacionadas