Creció el consumo de carne de cerdo a partir del acuerdo firmado con los criadores

La implementación de la «barata” (cortes a precios económicos) que se comercializa en cadenas de supermercados, a partir del acuerdo firmado entre criadores y el Gobierno nacional el pasado 27 de enero, provocó un aumento en el consumo de carne porcina, según fuentes del sector.

La «barata» está conformada por ocho cortes porcinos no tradicionales en el consumo, que van desde la milanesa a cortes económicos utilizados para guisados, con precios que se mantienen sin cambios desde septiembre de 2009.

El consumo de carne porcina no tiene gran arraigo en la mesa de los argentinos por lo que esta promoción, que según fuentes del sector está funcionando «con muy buenos resultados» en Capital Federal y Gran Buenos Aires, se trasladará a todo el interior.

El presidente de la Asociación Argentina de Productores de Porcinos (AAPP), Juan Ucelli, adelantó en un comunicado que «estamos trabajando para llevar la barata al interior del país», para lo que ya se firmaron alianzas estratégicas con supermercados y carnicerías.

Uccelli destacó que «este desafío se hace desde el sector privado, con apoyo del Gobierno nacional y con muy buenos resultados hasta la fecha».

La oferta rota todas las semanas en cuatro cadenas de hipermercados -Coto, Carrefour, Vea y Wal Mart- que abastecen a la Ciudad de Buenos Aires, localidades del Gran Buenos Aires, en la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca y el Mercado Central.

Entre los cortes comprendidos en la «barata» figuran la pata de jamón a 88,87 pesos el kilo; pata de paleta, $7,60 el kilo; milanesas, $12,95; patitas y manitos, $2,60; rabo, 3,30; cabeza $2.00; riñón, 2 pesos, en todos los casos incluyendo IVA.

noticias relacionadas