Cotejarán el perfil genético de un cadáver NN con el de la madre de Erica Soriano

El perfil genético de la madre de Erica Soriano será cotejado con el ADN de un cadáver esquelético sin identificación que fue hallado semienterrado al costado de las vías en inmediaciones de la estación de la localidad bonaerense de Caseros, informaron fuentes judiciales.

El peritaje de ADN dispuesto por el fiscal de Lomas de Zamora Gerardo Loureyro se realizará el próximo 30 de agosto en la Asesoría Pericial de La Plata con el fin de determinar si dicho cadáver pertenece a la joven embarazada desaparecida hace casi un año.

“Vamos a esperar los resultados del ADN. Es una pista más, pero hay que tomarla con cautela ya que aún nada indica que ese cadáver sea el de Erica”, dijo a Télam el abogado José Vera, quien representa a los Soriano.

En la Asesoría Pericial, la madre de Erica, María Esther Romero, se someterá a una extracción de sangre para que su perfil genético sea comparado con el ADN que se extraiga de un fémur y tres piezas dentales que fueron extraídas del cadáver NN para su identificación.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la comparación de ADN se dispuso luego de que el fiscal Raúl Sorraco, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de San Martín, a cargo de la pesquisa por el hallazgo del cadáver en Caseros, se comunicó con su par Loureyro de Lomas de Zamora, ante la posiblidad de que ambas causas puedan estar relacionadas.

Voceros judiciales explicaron a Télam que el hallazgo del cuerpo ocurrió el 11 de junio último, en un pastizal al costado de las vías del ex ferrocarril San Martín cerca de la estación de Caseros, partido de Tres de Febrero.

“Son restos humanos en avanzado estado de descomposición. Ni siquiera sabemos aún con certeza si es un hombre o una mujer.

Básicamente encontramos un esqueleto con algunos tejidos momificados como las manos”, dijo a Télam una fuente judicial.

El mismo vocero contó que el cuerpo apareció “de espaldas” y que estaba cubierto por enredaderas y, por tratarse de una zona inundable, se cree que estaba “semienterrado” por la acción el barro y los sedimentos.

El cadáver estaba vestido con prendas deportivas: tenía colocados dos pantalones, uno de fútbol color celeste y otro encima estilo “Capri” con franjas blancas y rojas a los costados, y además llevaba una camiseta verde de fútbol del club Palmeiras de Brasil.

“No podemos guiarnos por la ropa colocada. Hay muchos casos en los que a víctimas de asesinato o personas que estuvieron privadas de la libertad les cambian la ropa”, comentó a Télam la fuente judicial consultada.

El fiscal Sorraco también ordenó sobre el cadáver otro tipo de peritajes forenses, como los estudios entomológicos sobre la fauna cadavérica para determinar con precisión la data de muerte, y un estudio antropológico para determinar sexo y la edad de la víctima.

Sobre la causa de muerte, si bien aún se esperan otros estudios complementarios, la fuente relató que se cree que la víctima pudo haber sido estrangulada.

La UFI 5 de San Martín también anunció que recibirá a cualquier persona que pueda aportar algún dato para la identificación de la víctima o para el curso de la investigación, en sus oficinas del segundo piso de los tribunales ubicados en la avenida Balbín 1753.

Erica Soriano (30), embarazada de dos meses y medio, desapareció el 21 de agosto del año pasado después de una discusión con su pareja, Daniel Lagostena, en la casa que ambos compartían en Coronel Santiago al 1433, de Lanús.

La chica tenía previsto ir a visitar a su madre a la localidad de Villa Adelina, en el norte del conurbano, pero nunca llegó.

Para dar con su paradero se realizaron varias marchas y se difundió su foto en todo el país, pero hasta el momento no hay pistas firmes.

En mayo, la familia Soriano, a través de su abogado Vera, solicitó la indagatoria para Lagostena, al considerarlo “el único y principal sospechoso” del misterioso caso que, según su presentación, podría haber derivado en un homicidio, aunque esta petición fue rechazada por el fiscal por falta de elementos.

El domingo, al cumplirse el primer aniversario de su desaparición, la familia Soriano realizará a las 12 una marcha desde la avenida Santa Fe y Dardo Rocha, de San Isidro, hacia la autopista Panamericana donde se realizará una suelta de globos y hablará Esther, la madre.

Además, juntarán 365 firmas contra la violencia de género y, como se festeja el Día del Niño, solicitarán que se lleve un juguete o leche en polvo, que serán donados al Hospital de Niños de San Isidro.

noticias relacionadas