UNTREF: Estudiantes y docentes crearon el primer aerogenerador social y sustentable de Argentina

Se instalará en barrios y asentamientos que no cuentan con conexión a la red eléctrica. Está fabricado con materiales reutilizables y alcanza una potencia de 2 kilowatts, lo equivalente al consumo de 200 lámparas led.

La máquina eólica está fabricada on materiales derivados de residuos y alcanza una potencia de 2 kilowatts, lo equivalente al consumo de 200 lámparas led.

Según consignó el director del proyecto, Lucio Ponzoni, el objetivo del grupo fue el de producir un modelo que se adaptara a los vientos de la zona, de fácil construcción y mantenimiento, seguro, durable y de bajo costo.

A su vez, se buscó generar un alcance social, con una mejora en la vida de personas en situación de vulnerabilidad, el aprovechamiento de materiales de desecho y el involucramiento de la comunidad, ya que la idea de los especialistas es que los vecinos armen sus propios dispositivos luego de una capacitación y cursos de eficiencia energética.

“Se decidió desarrollar un aerogenerador preparado para los vientos de la zona y construido con la mayor cantidad de materiales reciclables y de fácil obtención, con la premisa de que una vez que construyamos un primer prototipo, pudiéramos generar las bases necesarias para transmitir este conocimiento a la sociedad”, expresó el coordinador de Ingeniería Ambiental, Julio Sola.

Y agregó: “Optamos por usar retazos de tubos plásticos de gas y agua para la construcción de las partes principales del aerogenerador -alabes, góndola, cubo-,  que son un problema de desecho importante en las empresas instaladoras de gas y agua«. Para las demás piezas, en tanto, se usaron materiales reutilizables, como tubos metálicos en desuso y placas de madera.

Por su parte, el secretario de Investigación y Desarrollo de la casa de estudios, Pablo Jacoviks, resaltó que “este tipo de investigación tiene varias facetas positivas: es una investigación aplicada, que tiene una connotación social importante, y además  plantea el uso de materiales reciclados”.

En la sede académica de Villa Lynch los investigadores prueban un prototipo, con el que proyectan iluminar la mitad de las aulas.

noticias relacionadas