Una multitud conmocionada acompaña el cortejo con los restos de Chávez hacia la Academia Militar

Tras un responso y rezos en el Hospital Militar de Caracas, donde miles de personas pasaron la noche para expresar su dolor, el féretro cubierto con la bandera venezolana es llevado hacia el Fuerte Tiuna.

Los restos del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, eran trasladados este mediodía desde el Hospital Militar hacia el Fuerte Tiuna, donde recibirá el saludo final de simpatizantes y seguidores, tras atravesar parte de Caracas en medio de una multitud.

Antes del traslado, se rezó un breve responso en presencia de su madre, Elena Frías, en el mismo Hospital Militar donde el líder bolivariano murió ayer por la tarde.

El cajón con los restos de Chávez estuvo cubierto con la bandera venezolana y rodeado de militares con boinas rojas, y fue bendecido por el religioso que encabezó los rezos del Padre Nuestro y Ave María, después de que se cantara el himno nacional.

Después, el féretro fue subido a una cureña, permanentemente escoltada por militares, familiares y amigos en su lento avanzar.

En los alrededores, una multitud vestida de rojo y, en menos casos, con casacas tricolores, esperaba el paso del cajón -que encabezan el vicepresidente Nicolás Maduro y su esposa, la procuradora Cilia Flores- para el último adiós al mandatario.

El cortejo avanzaba por la avenida San Martín, y tomará luego por la avenida Bolívar, el Paseo Colón hasta el Paseo Los Ilustres, para llegar a los monolitos que se alzan en Los Próceres, donde se colocaron especialmente tribunas.

En la Academia Militar los restos serán recibidos por el Alto Mando Militar y por el Alto Mando Político.

La multitud, embanderada con los colores rojo-rojito que identifica al oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), coreaba cánticos que testimonian su cariño hacia el líder bolivariano, a quien reconocen sus políticas de inclusión social y de unidad latinoamericana.

«Chávez es nuestro padre. Aunque no esté aquí con nosotros, siempre nos acompañará. Un hombre como él aparece cada 200 o 300 años», comentó a medios de prensa locales un hombre de unos 60 años visiblemente emocionado .
«Chávez es nuestro padre. Aunque no esté aquí con nosotros, siempre nos acompañará. Un hombre como él aparece cada 200 o 300 años», comentó a medios de prensa locales un hombre de unos 60 años visiblemente emocionado .

A su lado, una joven mujer de no más de 20 años exhibía, llorando, una bandera con la cara del presidente que decía: «Todos somos Chávez».

A las 8 se efectuaron 21 cañonazos en las unidades de artillería de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de todo el país, como parte de las ceremonias en honor a Chávez.

En adelante, habrá un cañonazo por hora hasta la inhumación de los restos, según detalló el ministro de Defensa, Diego Molero, que explicó que la medida se hará «en todo el territorio donde haya una unidad de artillería de la Armada o del Ejército y donde esté atracado un buque».

noticias relacionadas