Una asociación de consumidores llamó a no comer carne por una semana para bajar los precios

La Asociación de Consumidores Libres, que encabeza el ex diputado nacional Héctor Polino, llamó a realizar un «boicot» al consumo de carne vacuna a partir de este lunes y por una semana con el objetivo de lograr una «rápida reducción» del precio, a partir de los aumentos registrados desde diciembre.

Según manifestó el dirigente socialista a la agencia de notifciaes Télam, la idea es no consumir carne vacuna por el lapso de una semana, reemplazándola por otros tipos de carnes para «que los consumidores, de una manera pacífica pero efectiva, podamos lograr una rápida reducción en el precio».

En ese sentido, el dirigente recordó que este tipo de instrumento «ya fue utilizado en la Argentina cuando aumentó en el término de una semana, abruptamente, el valor del tomate y logramos en pocos días que el mismo volviera a los valores normales» Asimismo, explicó también que el control de precios por parte de los consumidores «es un procedimiento que se utiliza con bastante frecuencia en los países europeos.

El ex legislador socialista, aclaró que la campaña lanzada por Consumidores Libres «no es contra los carniceros, sino contra los grandes monopolios concentradores que aumentan artificialmente los precios, ocasionando un serio perjuicio a los consumidores».

«No hay motivos justificables que expliquen que el precio de la carne haya aumentado entre un 40 o 50 por ciento desde diciembre», sentenció.

Sin embargo, sostuvo que la suba «pudo haberse dado en parte por una confluencia de factores», entre los que enumeró: «una importante liquidación de vientres, el acelerado proceso de sojización, que hizo que más de 10 millones de hectáreas pasaran de la ganadería a la soja, y por último al aumento del consumo producto de una mayor capacidad de compra de los sectores populares».

En ese sentido, sostuvo que el pago del medio aguinaldo de diciembre sumado a la implementación Ingreso Universal por Hijo produjo «una mayor demanda que no es satisfecha por la oferta normal de carne».

Por último, indicó que «aprovechando esa circunstancia hay sectores que intervienen en la cadena de valor sobre todo los frigoríficos y consignatarios que están especulando produciendo una suba muy grande en los precios» de la carne vacuna.

noticias relacionadas