Un avión no tripulado de bandera estadounidense asesinó al «número dos» de Al Qaeda

Abu Yahya al-Libi fue muerto en Pakistán en un ataque de un avión no tripulado norteamericano, en el mayor éxito de este polémico programa militar y el más grande golpe a la red desde el asesinato de Osama Bin Laden.

Abu Yahya al-Libi falleció en un bombardeo lanzado el lunes por un avión no tripulado (drone) contra un complejo de viviendas junto a la localidad de Mir Ali, en la región paquistaní de Waziristán del Norte, cerca de la frontera con Afganistán, informaron las cadenas CNN, ABC y NBC, que citaron a funcionarios estadounidenses.

Aunque no quiso decir cómo murió Al-Libi, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que Washington pudo confirmar su deceso, que calificó de «un gran golpe» contra la red fundamentalista islámica responsable de los atentados con aviones a las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono del 11 de septiembre de 2001.

Carney describió a Al-Libi como un gran jefe operativo y como el «manager general» de Al Qaeda, y agregó que, por su experiencia y carisma, la red tendrá muchas dificultades en reemplazarlo y llenar su ausencia, que según el vocero deja a la organización más cerca que nunca de su desbaratamiento definitivo.

CNN y ABC dijeron que en el ataque contra Al-Libi murieron además otros 15 supuestos miembros de Al Qaeda y que tres resultaron heridos.

Al-Libi, nacido en 1963, ascendió a la vicejefatura de Al Qaeda cuando el egipcio Ayman al Zawahri reemplazó a Bin Laden luego de su asesinato por un comando militar estadounidense en Pakistán, el 2 de mayo de 2011.

Se trata del máximo dirigente de Al Qaeda muerto a manos de las fuerzas norteamericanas desde el multimillonario y disidente saudita.

Su auténtico nombre era Mohamed Hassan Qaid, dijeron funcionarios estadounidenses citados por CNN.

Era clérigo y teólogo de nacionalidad libia («Al-Libi» significa «el Libio» en árabe), licenciado en química y experto en medios de comunicación, que saltó a la fama entre los círculos de Al Qaeda en 2005 después de escapar de una prisión estadounidense en Afganistán.

Sobrevivió en otras oportunidades a ataques de aviones no tripulados norteamericanos.

Las autoridades de Estados Unidos, que ofrecían una recompensa de un millón de dólares por cualquier información que contribuyera a la localización de Al-Libi, lo tenían catalogado como uno de los miembros más peligrosos de Al Qaeda.

Según expertos en la red islamista, su formación teológica es mayor que la de Al Zawahri e incluso que la de Bin Laden y tiene una reputación multifacética como hombre de acción, propagandista y teólogo yihadista.

noticias relacionadas