Un adolescente fue detenido por el crimen del colectivero en la puerta de su casa de José C. Paz

Un adolescente de 16 años fue detenido por el crimen del chofer de colectivos de larga distancia, a quien asesinaron de un tiro en la cabeza al ser asaltado por tres ladrones en su casa del partido de José C. Paz.

Un adolescente de 16 años fue detenido por el crimen del chofer de colectivos de larga distancia, a quien asesinaron de un tiro en la cabeza al ser asaltado por tres ladrones en su casa del partido de José C. Paz.

Un chofer de colectivos de larga distancia fue asesinado este lunes de un tiro en la cabeza al ser sorprendido por tres delincuentes que presumiblemente intentaron robarle la camioneta del garaje de su casa del partido bonaerense de José C. Paz y por el crimen fue detenido un adolescente.

Fuentes policiales informaron a Télam que otro de los sindicados agresores del chofer Guillermo Sauce Regui (51) ya fue identificado, es mayor de edad, tiene antecedentes penales y hasta este lunes en horas de la tarde permanecía prófugo.

Si bien los vecinos de la víctima están convencidos de que el hombre fue asesinado durante el intento de robo de su camioneta nueva, un jefe policial consultado por Télam manifestó que esa es una de las hipótesis, aunque no descartan por ahora otras circunstancias que puedan estar relacionadas con su trabajo.

Es que Regui, además de desempeñarse como chofer, era dueño de un maxiquiosco y ciber situado a pocas cuadras de su casa, motivo por el cual se investiga si pudo haber tenido problemas con alguno de los homicidas, explicó el vocero.

El hecho sucedió este lunes en horas de la madrugada, cerca de las 5, en la casa situada en Bufano y avenida Sarmiento, del barrio Las Heras, de José C. Paz, donde Regui vivía solo.

Las fuentes policiales informaron que una vecina que presenció el crimen declaró que vio cuando Regui era trasladado por tres hombres desde el jardín del fondo de la casa hasta la parte lateral delantera, donde está estacionada la camioneta, una Ford EcoSport negra, que había comprado hace poco.

La testigo dijo que cuando salió como todas las mañanas a acompañar a su esposo a la puerta para que fuera a trabajar, escuchó primero una discusión entre su vecino y unos hombres, luego advirtió un forcejeo y finalmente vio a Regui en el suelo y escuchó un disparo.

Tras ello, los tres delincuentes escaparon a pie, en tanto el chofer, con un disparo en la cabeza, fue asistido por varios vecinos, entre ellos una mujer identificada como María, en cuyos brazos murió.

Policías de la seccional tercera de José C. Paz llegaron poco después al lugar a raíz de un llamado al 911, y encontraron a la víctima ya muerta debido a la gravedad de la herida de bala sufrida.

Peritos de la Policía Científica iniciaron las tareas de rigor en busca de rastros de los agresores y establecieron que ninguno de ellos llegó a entrar a la casa de la víctima ni alcanzó a abordar su camioneta.

La principal pista apunta a que Regui fue interceptado en los fondos de su casa, donde hay un jardín, cuando abrió la puerta trasera para encaminarse hacia su camioneta para ir a trabajar.

Desde allí, y con presuntos fines de robo, el hombre fue conducido por los asaltantes hasta la parte delantera de la casa, donde lo ejecutaron de un tiro en la cabeza cuando estaba aparentemente agachado o arrodillado, lo que se intentará establecer durante la autopsia.

Los vecinos de la víctima se mostraron consternados por lo sucedido y aseguraron que Regui era una persona “ejemplar” y “trabajadora”.

“Era un hombre decente, que trabajó toda su vida, un padre ejemplar. El único error que cometió fue comprarse una camioneta, vender su camioneta vieja y adquirir una camioneta nueva para poder llegar mas rápido a su trabajo”, expresó Liliana a la prensa.

Por su parte María, la mujer que llegó a tenerlo en sus brazos antes de que muriera, dijo acongojada: “Yo lo agarré, balbuceó unas palabras que no entendí y se me murió”.

La mujer aseguró que su vecino generalmente salía muy temprano de la casa para ir a trabajar y luego regresaba para abrir su quiosco y esperar a que llegaran sus hijas, que lo atendían.

“Todos los días, hasta los sábados, hacía el mismo trayecto…ellos (por los delincuentes) saben los horarios, marcan las casas una vez que (los propietarios) salen y vuelven y después los quieren hacer entrar para llevarse las cosas”, añadió.

“Pedimos Justicia, que los encuentren y que los maten”, concluyó la mujer entre lágrimas.

En base a distintos testimonios y evidencias analizadas, la policía pudo identificar a los agresores y este lunes por la tarde apresó a un adolescente de 16 años en la zona de José C. Paz.

Este sospechoso quedó a disposición de la fiscal de la causa, Rosana Cutitta, aunque luego, por su edad, pasará a estar bajo la órbita del Fuero Penal de Responsabilidad Juvenil.

En tanto, los pesquisas realizaban en la tarde del lunes una serie de allanamientos en busca del segundo sospechoso identificado, para el cual la fiscal solicitó su detención.

Este prófugo tiene antecedentes penales, lo que refuerza la pista del robo, aunque los investigadores procuraban determinar si pudieron haber conocido a Regui por su trabajo en el maxiquiosco que tenía en la zona.

noticias relacionadas