Sigue la toma en el colegio Carlos Pellegrini

La Escuela de Comercio Carlos Pellegrini, que depende de la Universidad de Buenos Aires, continuaba ayer tomado por un grupo de alumnos, pese a la reunión entre el vicerrector de la Escuela de Comercio Carlos Pellegrini, Raúl Juárez Roca, y los delegados del centro de estudiantes.

«Tuvimos la mejor predisposición para hallar una solución pero acabo de enterarme que otra asamblea de estudiantes decidió continuar con la toma del colegio», dijo a Télam el rector del Pellegrini, Jorge Fornasari.

El rector explicó que durante la reunión, que duró tres horas y media, los alumnos plantearon elevar un petitorio al Consejo Superior de la UBA y yo acepté llevarlo personalmente pero esa iniciativa no prosperó, porque nunca me acercaron el petitorio.

«Mostré la mejor de las predisposiciones -dijo Fornasari- pero el petitorio nunca llegó a mis manos.»

El rector señaló que «había aceptado rever la decisión de poner ausencia a los chicos que no están tomando clases, se si levantaba de inmediato la toma del colegio, algo que ahora quedó sin efecto».

Por su parte, Ana Minujín, presidenta del centro de estudiantes, dijo que en la reunión con las autoridades reclamaron «que se eleve el pedido de una mesa de diálogo al Consejo Superior, que ya fue pedida y que aún no se concretó».

«Este año se profundizó la problemática del Pellegrini», dijo la delegada, para quien las autoridades «atentan contra los intereses del colegio y del proyecto académico que siempre defendimos».

La toma sin dictado de clases se mantuvo ayer durante un incesante desplazamiento de estudiantes entrando y saliendo del colegio y las acciones que realizan por un lado los docentes de la Asociación Gremial Docente AGD-UBA, y una parte de los no docentes.

Los docentes de la AGD-UBA reclaman al rector por las últimas designaciones de profesores y los no docentes protestan por la creación de un nuevo cargo que consideran cumplirá la función de «intervención».

En la puerta del colegio, los alumnos más grandes dicen que el problema del Pellegrini es muy complejo y que la toma «no es porque no quieren estudiar» sino porque «buscan que definiticvamente el colegio pueda defender su proyecto institucional».

noticias relacionadas