Se derrumbó un gimnasio en Villa Urquiza

Once personas resultaron heridas ayer por el derrumbe de un gimnasio de dos pisos y dos locales comerciales en el barrio porteño de Villa Urquiza, donde los rescatistas buscaban esta noche a más víctimas atrapadas entre los escombros, informaron fuentes oficiales.

El hecho ocurrió a las 16.15 cuando el gimnasio «Orion Gym», situado en Mendoza 5030, casi esquina Triunvirato, se derrumbó en su totalidad y arrastró a dos locales de venta de ropa deportiva linderos.

«Estamos trabajando con fibras ópticas y perros adiestrados para localizar si hay más víctimas atrapadas, pero hasta el momento no surge ningún indicio», dijo el comisario inspector Omar Bravo, jefe de bomberos.

El funcionario recalcó que «recibimos los testimonios de personas que dice tener familiares atrapadas, los anotamos, pero hasta el momento no surge ninguna señal de más personas entre los escombros, aunque no lo descarto».

El titular del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME), Alberto Crescenti, afirmó que fueron trasladadas al hospital Tornú María de los Ángeles Martín, que fue suturada y dada de alta, y Cristian Martínez, de 29 años, internado con politraumatismos, por lo que quedó en observación.

A ese hospital porteño también fue llevada Judith Goldstein, de 43 años, con heridas leves cortantes y dos fracturas en hemitorax izquierdo.

Al hospital Pirovano fueron llevados Claudia Martín, de 49 años, con traumatismo de tórax; Ester Morales, quien se retiró por su voluntad; Florencia Raffa, de 30 años, con traumatismo de cráneo; Alejandra Rutilo, de 45 años, con politraumatismos leves, y María José Rutilio, de 45, con politraumatismos.

El SAME trasladó al hospital Zubizarreta a Laura Pissatti, de 34 años, que sufrió una lesión lineal frontal, y al Fernández fueron llevados, Pablo Galli, de 41, entrenador del gimnasio, y Ana Susali, ambos con politraumatismos.

Hasta las 20, se habían trasladado a once heridos fuera de peligro a los hospitales de Tornú, Pirovano, Zubizarreta y Fernández, sintetizó un informe del Ministerio de Salud porteño.

Uno de los rescatistas dijo a Télam que «el edificio del gimnasio se vino abajo en forma diagonal, de izquierda a derecha, por lo que quedaron numerosos huecos en los que podría haber más gente atrapada con vida».

Al lado del gimnasio trabajaba desde hace un mes una máquina excavadora de una empresa constructora que se disponía a construir un edificio de departamentos y que, según testimonios de vecinos y del instructor del local, Marcelo Esien, habría sido la causante del derrumbe.

Mauro Montarau, encargado de un local de venta de ropa deportiva, dijo a Télam que tuvo que cerrar al local al mediodía «por las vibraciones que había producto del trabajo de la máquina excavadora, incluso hasta no podía poner la llave en la cerradura».

«La medianera que daba al terreno donde trabajaban los obreros -añadió- vibraba tanto, que ayer se vino abajo una mesada que tengo apoyada allí», y comentó que «el dueño del gimnasio increpó y denunció a la empresa constructora en reiteradas oportunidades».

El secretario de la jefatura de gobierno porteño, Marcos Peña, aseguró que el permiso de obra estaba emitido en mayo de 2008 para edificar un inmueble de diez pisos más cocheras subterráneas y que en el lugar había antes un supermercado

La Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) aseguró en un comunicado que denunció en junio pasado a la empresa constructora José Pataro SRL, por esa obra, en Mendoza 5042, ante la Dirección General de Relaciones Laborales y Protección del Trabajo del gobierno porteño.

La denuncia, a la que tuvo acceso Télam, señala entre sus motivos, que faltaban «afianzar las partes inestables de la construcción» y «apuntalar los muros medianeros».

El gimnasio «Orion Gym» es una construcción de unos diez años y tenía programada ayer diversas actividades deportivas, con la participación de chicos, pero el dueño decidió cerrar por dos horas el lugar ante las vibraciones que había en el edificio

El jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se negó a precisar sobre las habilitaciones y denuncias «ya que la prioridad en este momento son coordinar los trabajos de rescate de las víctimas».

Con ese fin unas doscientas personas fueron desplegadas por el Gobierno de la Ciudad, de las cuales -precisó un comunicado- un centenar de operarios del área de Emergencias con equipamiento especializado llegaron hasta el lugar del siniestro.

También actuaba personal del departamento Logística con unidades móviles, cinco torres de iluminación, 80 vallas perimetrales, dos grupos electrógenos y una carpa de apoyo, además de agentes de Defensa Civil, de la Guardia de Auxilio y de la Policía Metropolitana.

Colaboraban además en labores de auxilio más de diez dotaciones de bomberos de la Policía Federal y efectivos de la comisaría 39. Los familiares de posibles víctimas se agrupaban anoche en la esquina de Mendoza y Triunvirato, en la espera de noticias de sus parientes.

noticias relacionadas