Rodríguez Rancatti: “El Papa nos da un gran ejemplo de entrega, de inmediatez para con los demás”

Cura párroco de la Catedral Ntra. Sra. de la Asunción.

El cura párroco de la Catedral de Avellaneda, Raúl Rodríguez Rancatti, conversó con La Ciudad con motivo de las Fiestas Patronales, donde se refirió a su llegada a Avellaneda tras cinco años  de misión pastoral en Lanús, a su vocación religiosa y la necesidad de que más vecinos se acerquen al templo a donar parte de su tiempo para ayudar y contener al prójimo.

 

Su llegada  a la Catedral

Luego de cinco años en Lanús, el Padre Raúl Rodríguez Rancatti llegó a la Catedral para ocupar el lugar de Párroco, que desde hacía año y medio estaba vacante.

 

“En febrero llegué a la catedral y la comunidad me recibió muy afectuosamente, con mucho cariño y con mucha fe también, confiando en la misión que Dios me estaba pidiendo de ser el párroco de la comunidad. Hacía un año y medio que no tenía párroco que había un administrador y noté que había una gran necesidad de tener un párroco cerca de ellos”, aseguró.

 

“Uno tiene vocación hacia el sacerdocio, pero la función o el oficio del cura párroco tiene las características que hacen a la cercanía, a la presencia, al estar, estar cerca para cuando a uno lo necesitan”, remarcó el Padre Raúl Rodríguez Rancatti.

 

“Quizás el sacerdote tiene un horario de confesión, un horario de misa, pero el párroco muchas veces tiene que exceder los horarios y tener una presencia y creo que es lo que están necesitando ellos y le pido a Dios todos los días tratar de estar a la altura de esas circunstancias, más al ser la catedral”, afirmó.

 

“Vengo de la parroquia Santo Cristo de Lanús Este, estuve cinco años allí – agregó el religioso – mi intención es tratar de revitalizar lo que ya hay, a la gente animarla a tener un sentido de pertenencia a una comunidad que es muy importante, tanto para la niñez y para las personas adultas, hay instituciones presentes, una comunidad que tiene su historia, a veces las catedrales pueden ser un poco frías pero en el caso de la catedral de Avellaneda tiene una rica historia como comunidad”.

 

En ese sentido, el Padre Rancatti destacó que “ha sido, muchísimos años antes de ser catedral, una parroquia muy populosa la de Nuestra Señora de la Asunción y desde 1962 es catedral a la vez. Entonces es una responsabilidad tratar de que no se apague lo que se ha encendido hace añares y mi responsabilidad es mantener y tratar de acrecentar de a poco lo que Dios me vaya pidiendo”.

 

Su misión

El Padre Rancatti se refirió también a su misión pastoral y a la importancia de seguir los consejos del Papa Francisco para construir un mundo mejor.

 

“Mi misión más que nada es estar, creo que en un tiempo en el cual tenemos un Papa que nos da un gran ejemplo de entrega, de inmediatez para con los demás, quizás una de las cosas que tenemos que aprovechar en el año de la misericordia que va a comenzar el próximo 8 de diciembre, es hacer que la comunidad de la catedral tenga un rostro misericordioso, que quizás lo tenga, pero que tal vez mi misión sea resaltar más ese aspecto, vamos a ver cómo”, expresó.

 

“El año pasado el lema de María era ‘no tengan miedo María nos acompaña’ – explicó –  este año el lema se eligió en vista a un año que va a comenzar de jubileo, el próximo 8 de diciembre que es todo el año jubilar de la misericordia de Dios Padre. Por ese motivo nos pareció bueno elegir el lema de estas Fiestas Patronales, que reza ‘de la mano de la Virgen al corazón misericordioso de Dios Padre’”.

 

“Las fiestas patronales en esta oportunidad son como una preparación a ese año que nos propone el Papa Francisco, para que lo vivamos del 8 de diciembre hasta noviembre del 2016”, manifestó el Padre Raúl Rodríguez Rancatti en relación a la presente festividad religiosa.

 

Mensaje

Por otra parte, el flamante Cura Párroco de la Catedral expresó su mensaje para estas Fiestas Patronales.

 

“El mensaje en esta oportunidad es esencialmente es el mismo al que nos está invitando en este momento el Papa Francisco. Por un lado, a prepararnos para vivir el año del jubileo de la misericordia y por otro me parece muy importante el de pedir y rezar por las familias dado que ahora vamos a tener un sínodo en el que se va tratar ese tema”, sostuvo.

 

Finalmente, el Párroco aseguró que hay que “tratar de rezar mucho y hacer rezar por el matrimonio y la familia, y prepararnos para un año realmente muy especial que puede ayudarnos muchísimo a profundizar nuestra dimensión como cristiano”.

 

Actividades

Con respecto a las actividades de la catedral en el día a día, el Padre Raúl Rodríguez Rancatti recordó que “hay, como en todas las parroquias, catequesis para los niños, adolescentes y adultos, y estamos contentos porque posiblemente podamos concentrar físicamente los lugares en nuestras propias dependencias, porque hasta ahora necesitábamos de algún colegio de la zona que con mucha amabilidad nos han dado”.

 

“Ahora quizás en un reordenamiento que estamos haciendo podamos tener la alegría de tener nuestros propios espacios”, expresó el sacerdote.

 

“Las otras actividades son la Legión de María, Caritas, Liga de Madres y Jóvenes Misioneros de San Francisco, un lindo grupo de jóvenes que suelen hacer muchos contactos en horas clave en la plaza o en las calles más importantes de Avellaneda”, comentó.

 

“También tenemos el Movimiento de la Palabra, que nos está ayudando muchísimo con el tema de la catequesis para los adolescentes en la confirmación”, añadió.

 

En cuanto a las misas, detalló que los horarios son de lunes a lunes a las 19, más los martes, jueves y viernes a las 8 de la mañana, además de los sábados a las 17 (misa de los niños y la familia) y los domingos a las 9 y a las 11.

 

En tanto, aquellos que tengan que pasar por Secretaría, podrán hacerlo de martes a viernes de 16 a 19 y los sábados de 10 a 12 horas.

noticias relacionadas