Proyecto “Ojalá que llueva”: La Escuela 506 construyó recolector de agua para reúso y lo instaló en una iglesia

Una vez más, la Escuela 506 de Dock Sud se destacó en el concurso solidario que organiza año a año el Senado bonaerense. En esta oportunidad, fue con el proyecto “Ojalá que llueva”, mediante el cual se construyó un colector de agua de lluvia para reutilizar en el baño, el cual ya fue instalado en la Iglesia San Catalina de Siena, templo que está ubicado junto al establecimiento educativo, en Salvador Debenedetti al 2.500.

 

El proyecto nació en el 2015 de la mano de estudiantes que, al ver el agua de lluvia, se preguntaban a dónde iba esa agua que circulaba por la canaleta. En ese entonces, docentes y chicos empezaron a indagar cómo se abordaba el tema en otros países, hasta conocer la experiencia mexicana en la que se reutilizaba esa agua.

“Viendo que muchas veces en las escuelas tenemos que suspender las clases por falta de agua, se nos ocurrió hacer un colector de agua de lluvia en la institución”, recordó a La Ciudad la responsable del proyecto Marina García.

La realidad económica de las escuelas no está exenta de lo que pasa en cualquier familia y dicho proyecto quedó inconcluso, por la falta de algunos de los insumos necesarios. “Está todo armado, pero se necesitan algunas cosas por falta de dinero”, remarcó García.

En ese marco, el año pasado llega a la escuela la convocatoria del Senado de la Provincia de Buenos Aires por los 40 años de la Democracia y los directivos de la Escuela 506 querían otra vez decir presente con sus ideas, que siempre tienen un reconocimiento de las autoridades y de la comunidad.

Mientras se evaluaban posibles proyectos, se llegó a la conclusión que, por el poco margen de tiempo, era imposible crear uno “desde cero”, por lo que abrieron el espectro a viejas ideas que no habían podido concretarse.

Fue ahí cuando uno de los alumnos vio el colector de agua que había quedado inconcluso y lo planteó en el aula.

“Entonces empezamos nuevamente a indagar qué era un colector de agua de lluvia debido a que ellos no habían explorado todo esto y después a qué institución se lo podíamos hacer”, comentó García, destacando luego el trabajo de los alumnos Benjamín Aranda, Daiana Romero e Indiana Franscechi.

En setiembre del año pasado, los estudiantes defendieron el proyecto en el Teatro Argentino de La Plata y fueron seleccionados para llevarlo a cabo, en este caso en la Iglesia Santa Catalina de Siena, que era la institución elegida para ayudar.

Para concretar el proyecto, la Escuela 506 recibió 250 mil pesos que, con los avatares que el país, se convirtió en un monto más que insuficiente.

Sin embargo, la ayuda de la comunidad y el aporte de los docentes hicieron posible que esta “segunda oportunidad” para un colector de agua tuviera un final feliz.

En ese sentido, Marina García agradeció a todos los que colaboraron, haciendo hincapié en “el corralón Larralde que donó los ladrillos, en el plomero Alejandro que nos mantuvo el precio y en el Padre Daniel que cedió el lugar”.

La Escuela 506 siempre trabaja en base a las inquietudes que presentan los alumnos. Y así como una vez alguno preguntó dónde iba el agua de lluvia, aparecen otros interrogantes que luego desembocan en un proyecto.

“Siempre trabajamos con el método científico, siempre tiene que haber una problemática, tiene que haber algo que a ellos les haga ruido porque, si no, los proyectos no funcionan”, explicó García.

“Hoy se concretó y la iglesia de al lado tiene su colector. Y lo presentamos con la utopía de poderlo terminar en nuestra institución, porque muchas veces suspendemos las clases por falta de agua”, concluyó Marina García.

En ese sentido, las autoridades escolares aseguraron que para poner en funcionamiento su propio recolector de agua, hace falta una bomba centrífuga y la mano de obra que conecte el sistema a la red de agua que va a la mochila del baño.

noticias relacionadas