Protesta de choferes en Retiro

Una protesta de choferes de ómnibus de larga distancia mantuvo cortada ayer durante dos horas la salida de colectivos en la terminal porteña de Retiro, en el inicio del primer recambio turístico de la temporada, mientras tres conductores fueron desafectados, uno por índice positivo de alcoholemia y dos por falta de descanso.

En la Autovía 2, en tanto, unos 2.020 automóviles por hora circularon a las 15.30 rumbo a la Costa Atlántica, donde personal de la Agencia Nacional de Seguridad Vial realizó controles de velocidad, alcoholemia y de Verificación Técnica Vehicular (VTV). Los choferes de larga de distancia de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA) bloquearon a las 15.30 la salida de colectivos de la Terminal de Retiro en demanda de la implementación de un sistema eléctrico de control de las horas de trabajo.

En ese marco, pidieron la reincorporación de unos 20 conductores despedidos y denunciaron la adulteración de libretas de trabajo.

Durante la protesta, que permitió el ingreso de colectivos a la terminal, un vocero de los manifestantes advirtió que «no dejaremos que haya un solo muerto más en las rutas del país por culpa de la falta de control».

«La revisión técnica de los micros es aberrante y salen en esas condiciones a las rutas», sostuvo el vocero, y dijo que «además, los compañeros no descansan lo suficiente».

En ese sentido, expresó que «el 80%de los micros no reúnen las condiciones para viajar» y destacó que «se adulteran las libretas de trabajo de los choferes».

«En el recambio de quincena es cuando más de adultera el descanso de choferes», denunció en declaraciones al canal Todo Noticias (TN), y dijo que «no hay control, por eso pedimos un sistema eléctrico de control de trabajo».

La protesta, que se hizo sobre la avenida Antártida Argentina con el apoyo de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de Capital Federal, fue levantada a las 17.30 tras una convocatoria del ministerio de Trabajo para analizar una solución al conflicto.

En tanto, tres choferes de ómnibus de larga distancia fueron desafectados por pruebas de alcoholemia positiva y constarse falta de descanso obligatorio, durante controles gubernamentales en la terminal de Retiro.

Las irregularidades fueron detectadas a la mañana en un operativo de control realizado por inspectores del ministerio de Trabajo, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte de Argentina (CNRT) y la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Los agentes detectaron falta de descanso reglamentario de doce horas en dos choferes de la empresa de ómnibus de larga distancia Pullman General Belgrano.
Los conductores fueron apartados de su función y la empresa designó a un reemplazante para cubrir el primer servicio suspendido, cuya partida estaba prevista para las 8.45 con destino final en el partido bonaerense de Pergamino.

El conductor elegido para conducir la unidad, en tanto, llegó a la plataforma 40 de la terminal, donde fue sometido a un test de alcoholemia que le dio positivo, con «0,11 gramos de alcohol por litro de sangre», informaron a DyN fuentes de la ANSV. El chofer debió retirarse del lugar tras la retención de su licencia de conducir.

El subsecretario de Fiscalización del Trabajo, Guillermo Navone, quien encabezó el operativo de control, recordó que existe «tolerancia cero» de niveles de alcohol en sangre para conductores profesionales, mientras el máximo permitido para particulares es de 0,5 gramos y 0,2 para motocicletas.

El funcionario consideró que la infracción por el hallazgo de alcohol en sangre «es mucho más grave que la falta de descanso».

«La responsabilidad de la empresa por un caso de alcoholemia es enorme», afirmó el subsecretario de Fiscalización del Trabajo en declaraciones al canal Crónica TV.

noticias relacionadas