Policías y vecinos heridos tras una violenta pelea en Balvanera

Seis detenidos y tres policías heridos fue el resultado de una pelea registrada en el barrio porteño de Balvanera entre agentes de la comisaría 8va. de la Policía Federal y los familiares de un joven asesinado hace más de un mes por un chofer de esa seccional.

Fuentes policiales informaron que el incidente ocurrió en Alberti y México, y habrían participado unas 20 personas, cinco de las cuales quedaron apresadas por «atentado y resistencia a la autoridad».

Los hechos comenzaron pasadas las 18 cuando efectivos de la comisaría octava llegaron a la esquina de México y Alberti alertados por los vecinos a raíz de una fuerte pelea de una pareja dentro de una farmacia, según fuentes policiales.

Luego los efectivos advirtieron la presencia de un grupo de jóvenes que realizaban un asado en la calle Saavedra al 500 y, por causas aún no precisadas, comenzó una pelea «que se transformó en una batalla campal», según contaron a Télam testigos del hecho.

El enfrentamiento generó que tres policías, una de ellas mujer resultaran heridos, y que cinco jóvenes tuvieran que ser llevados al Hospital Ramos Mejía con diversos golpes.

La policía, por su parte, detuvo a tres personas que estaban esta noche alojadas en la comisaría octava, informaron las fuentes consultadas.

De acuerdo a los testimonios de vecinos, los hechos se habrían originado cuando la Policía «obligó a los jovenes a apagar el fuego del asado que estaban comiendo y, al negarse, comenzaron los enfrentamientos».

Indicaron además que «los jovenes se estaban preparando para ir a una marcha en la que iban a pedir Justicia por un muchacho que mataron a la salida de un boliche».

«De repente comenzaron a aparecer policías de todos lados y más jovenes que tiraban piedras y todo se transformó en una escenario donde volaban palos y todo tipo de objetos», indicó a Télam uno de los vecinos.

Además, como resultado de la trifulca tres policías federales resultaron heridos, entre ellos una mujer y uno de ellos un suboficial que sufrió una fractura de una pierna.

En tanto los voceros indicaron que todo comenzó cuando un patrullero de la comisaría 8va. se acercó a la zona para corroborar los datos de un domicilio y fueron vistos por los amigos de John Carlos Camafreitas, un joven de 18 años que el pasado 21 de enero falleció tras recibir un balazo por parte de un agente de esa seccional en un confuso episodio. Al notar la presencia de los policías, los amigos del joven fallecido comenzaron a agredirlos mientras pedían justicia por Camafreitas, al tiempo que comenzaron a arrojarles piedras.

Poco después aparecieron en escena varios móviles de la misma comisaría y los policías intentaron identificar a los agresores, momento en el cual se produjo una batalla campal en la que intervinieron algunos vecinos de ese barrio.

El incidente terminó cuando cinco de los amigos del joven asesinado que protagonizaron el episodio fueron apresados, mientras el resto logró escapar corriendo.

Los informantes indicaron que los policías heridos fueron trasladados al hospital Churruca, donde quedaron internados fuera de peligro.

En tanto, en el Hospital Ramos Mejía permanecen internados cinco civiles que intervinieron en la trifulca, informaron las fuentes.

El hecho en el cual John Camafreitas recibió un balazo que le provocó la muerte ocurrió a la 1 del 21 de enero cuando el joven se encontraba junto a un grupo de amigos en Sánchez de Loria e Independencia, en Balvanera, y por motivos que aún se intentan establecer una brigada de la comisaría 8va. intentó identificarlo.

Al no acatar la orden de los dos policías que se habían acercado al lugar el muchacho comenzó a caminar y fue perseguido por uno de los suboficiales, quien por motivos que todavía no están claros le disparó por la espalda un balazo en la nuca.

Los informantes indicaron que el proyectil entró por el costado derecho de la víctima y salió por su parietal izquierdo.

Camafreitas fue internado en el hospital Ramos Mejía, donde falleció tras permanecer cinco días con muerte cerebral.

Por su parte, el suboficial acusado del crimen, que tiene la jerarquía de cabo, fue detenido y puesto en disponibilidad.

noticias relacionadas