“No vamos a dejar las convicciones, vamos a trabajar por una Argentina justa y solidaria”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió la banda presidencial de su hija Florencia tras prestar juramento “por Dios, la patria y los Santos Evangelios”, y afirmar que “si así no lo hiciera, que Dios, la patria y Él me lo demanden”, en alusión al ex presidente Néstor Kirchner.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró que seguirá “trabajando con todos y por todos, sin dejar las convicciones”, y agradeció a todos los argentinos que “creyeron en el proyecto colectivo” que encabeza para gobernar cuatro años más. La jefa de Estado arribó a la Casa de Gobierno, saludará a las delegaciones extranjeras y luego tomará juramento al nuevo gabinete.

Cristina aseguró también que no es “la Presidenta de las corporaciones” sino “de los 40 millones de argentinos” y sostuvo que con su gobierno “hay derecho a huelga, pero no de chantaje y de extorsión”.

Su mensaje, que fue difundido tras prestar juramento por cadena nacional desde el Congreso de la Nación, duró una hora y 10 minutos.

“No soy la Presidenta de las corporaciones; soy la Presidenta de los 40 millones de argentinos”, dijo la mandataria en uno de los pasajes destacados, tras señalar que el país debió “soportar cinco corridas cambiarias que las corporaciones hicieron y creyeron que este gobierno iba a ceder”.

En otro momento del mensaje, la jefa de Estado destacó “el derecho de huelga que asiste a todos los trabajadores”, y aclaró que “con nosotros hay derecho a huelga, pero no de chantaje y de extorsión”.

En su discurso, la Presidenta reseñó los logros económicos y sociales alcanzados desde 2003 a la fecha y recordó emocionada en distintas oportunidades al ex presidente fallecido Néstor Kirchner.

En otro orden, anunció la creación de una secretaría de Comercio Exterior en el ámbito del Ministerio de Economía, que funcionará “junto con la de Comercio Interior, como en todos los países del mundo”.

“Para que las dos sean al mismo tiempo las dos caras de una moneda, que es en definitiva el comercio de la República Argentina, y no puede estar dividida”, delineó la Presidenta en el marco de la “sintonía fina” que le pidió a todos sus colaboradores para el segundo mandato.

La mandataria también hizo un pedido al Poder Judicial para que se aceleren las causas que juzgan las violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar, y dijo que “si bien se registra un gran avance, lo único que le pido a la Justicia de mi país es que el próximo presidente” pueda “dar vuelta la página trágica de nuestra historia”.

Hacia el final, la jefa de Estado reelecta agradeció “a todos los argentinos que creyeron en nosotros: no en esta Presidenta sino en este proyecto colectivo” y destacó que ella representa “un proyecto colectivo, nacional y popular, y profundamente democrático”.

“Agradezco que confíen en este proyecto nacional, popular y democrático y en esta persona, como la persona capaz de llevarlo adelante con todos los argentinos”, sostuvo la Presidenta.

noticias relacionadas