Neuquén y Río Negro declararon zona de desastre a las localidades más afectadas por la lluvia de cenizas

El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, declaró a Villa La Angostura como zona de «desastre y emergencia económica y social», mientras la Legislatura rionegrina hizo lo propio con las localidades situadas en la región sur de esa provincia, las más afectadas por la precipitación de cenizas del volcán chileno Puyehue.

Villa La Angostura, en el sur neuquino, está a 40 kilómetros al este del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, que emite desde hace 12 días cenizas que se trasladaron a esa aldea turística, convirtiéndola en uno de los lugares de mayor caída de ese material, con una acumulación de hasta 30 centímetros.Por eso Sapag firmó esta tarde el decreto -y envió un proyecto similar a la Legislatura neuquina-, en el que estableció la «emergencia económica y social» y el «estado de desastre» para todo el Departamento Los Lagos, que incluye parajes aledaños a la ciudad turística.

El intendente de Villa La Angostura, Ricardo Alonso, dijo que esta declaración «será trascendente para la localidad más afectada por la arena volcánica», y que «hay casi 400 personas trabajando en la emergencia».

«Lo que estamos haciendo es resistir y remediando como en todo desastre natural. Así estamos desde hace 11 días porque queremos poner a nuestra villa en pie dado que nuestra única industria es el turismo», precisó el jefe comunal y destacó que, además, dan de comer a unso 300 pobladores afectados.

A su vez, el Consejo Provincial de Educación neuquino dispuso el adelantamiento de las vacaciones en escuelas públicas de la localidad, que rigen desde la fecha de ayer, 15 de junio.

Para agravar el panorama, esta mañana se rompió una de las dos bombas subacuáticas que abastecen de agua potable a Villa La Angostura, por lo que pidieron a la población la «máxima racionalización» hasta el sábado, cuando prevén repararla.

Este desperfecto deja transitoriamente sin abastecimiento a unos nueve barrios de la localidad, que además aún tiene el 60 por ciento de su población sin energía eléctrica.

Por otra parte, la zona sur rionegrina también recibió una cantidad importane de ceniza volcánica en las últimas horas, que en algunos sectores acumuló hasta diez centímetros.

Esto anuló toda posibilidad de alimentación de ganado, como los cientos de miles de ovejas y cabras, en gran medida preñadas para esta época, además de causar serios trastornos en las localidades de la región.

La Legislatura de Río Negro aprobó hoy en forma unánime el proyecto del gobernador Miguel Saiz y declaró «zona de desastre» a esa región, además de establecer la «Emergencia Económica y Turística» para los departamentos de Bariloche y Pilcaniyeu.

Ambas medidas se extenderán por un año e implicarán beneficios tributarios, totales o parciales, para los contribuyentes de las distintas zonas afectadas.

En tanto en Bariloche no se registró hoy caída de cenizas, aunque la nube se mantuvo sobre la ciudad y el lago Nahuel Huapi durante casi todo el día.

El municipio de esta ciudad retira decenas de camionadas de arena de los espacios públicos, tarea que se sumarán desde el lunes cientos de vecinos voluntarios, de acuerdo a una convocatoria surgida en las redes sociales.

Esta campaña de limpieza, bautizada «Bariloche, mi casa», fue impulsada esta semana desde Red Solidaria en Facebook, y en un par de días logró muchos voluntarios.

Convocaron a los vecinos para el lunes 20 de junio, a las 9 de la mañana, en el Centro Cívico, donde se hará el acto oficial del Día de la Bandera, y se organizarán grupos de 20 personas con un coordinador, para actuar en los lugares con mayor acumulación de cenizas y arena volcánica.

Las perspectivas para las próximas horas en toda la región son favorables ya que estan previstos por la mañana vientos del norte de entre 15 y 30 kilómetros, mientras que por la tarde aumentarán la velocidad de los vientos de este cuadrante y llegarán a los 50 y 70 kilómetros.

Luego el viento rotará al noreste a una velocidad de entre 35 y 50 kilómetros con ráfagas de entre 65 y 80 hacia la noche en el llano, por lo que los organismos de seguridad estimaron que gran parte de la nube de cenizas se trasladará hacia el Pacífico.

El sabado habrá vientos del norte y del noreste que pueden llegar a los 90 kilómetros con lluvias y nevadas, especialmente en la región cordillerana.

Las autoridades chilenas informaron que la actividad volcánica del cordón Caulle «disminuyó considerablemente» y que el volcán «ya no hace erupción con material grande o pesado, como las piedras que cayeron sobre el paso internacional Cardenal Samoré».

noticias relacionadas