Los presidentes de Colombia y Venezuela se reunirán para solucionar la crisis

El secretario de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Néstor Kirchner, aseguró ayer que está «muy gratificado» por la reunión mantenida con los cancilleres de Venezuela y Colombia, Nicolás Maduro y María Angela Holguín, respectivamente; en la que se acordó que los presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos se reúnan el próximo martes.

El anuncio fue realizado luego de una reunión que duró casi tres horas, en el Salón Bolívar del Palacio San Carlos, sede de la Cancillería de este país, por Kirchner, Holguín y Maduro.

El primero en hablar fue el ex presidente argentino quien dijo tener «una profunda satisfacción de haber asistido a una reunión ejemplar por parte de los cancilleres y que es un ejemplo de responsabilidad de los dos gobiernos».

«Como secretario general de Unasur, como hombre de Latinoamérica que trabaja con estos temas, estoy gratificado, satisfecho por haber participado de una reunión profundamente democrática entre los cancilleres», aseguró.

Por su parte, la canciller Holguín anunció que el próximo martes 10, los presidentes de Colombia y Venezuela se reunirán en Colombia y resaltó la franqueza del diálogo y que estaba muy satisfecha por el resultado.

«Fue un muy buen diálogo donde la transparencia y la franqueza es lo que ha predominado lo que nos deja muy satisfechos», expresó.

Por último, el canciller Maduro manifestó que, luego de casi tres horas de conversaciones sobre el futuro de ambas naciones, Venezuela viene con «nuestro amor y extiende nuestra mano al pueblo colombiano con verdadero sentido de hermandad. Estamos muy satisfechos por la manera transparente del diálogo».

Al conocer la noticia, el presidente colombiano aseguró que espera que de esa reunión «podamos sacar conclusiones que nos lleven a normalizar las relaciones entre los dos países».

Por su parte Chávez, que siguió las negociaciones mientras hacía en directo su programa televisivo Aló Presidente!, exclamó: «Hoy voy a dormir feliz».

«Estaremos trabajando duro para la reunión del martes (…) Vamos a iniciar una nueva relación para el bien de ambos países», afirmó.

La reunión del martes entre los mandatarios comenzó a gestarse el jueves en Caracas, cuando el titular de la Unasur se reunió, junto a sus asesores Juan Manuel Abal Medina y Rafael Folonier, con el presidente Chávez y el canciller Maduro.

Esa noche al terminar la reunión Chávez aseguró: «Todavía no podemos hacer ningún anuncio, pero fue una reunión excelente».

Al día siguiente, arribó a la capital venezolana el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien se sumó a las conversaciones entre Kirchner y Chávez y se anunció, después de que compartieran un almuerzo, que el canciller Maduro asistiría a la asunción presidencial de Santos en Colombia.

Esa misma noche, Néstor Kirchner arribó a Bogotá, para participar de la ceremonia de traspaso de mando junto a Cristina Fernández de Kirchner y se reunió en un hotel con Juan Manuel Santos para seguir adelante con las gestiones.

Por la noche, el canciller Maduro llegó hasta el hotel Marriot, donde se alojó Kirchner y mantuvieron otra reunión tras la que confirmaron el encuentro de hoy entre los cancilleres de Colombia y Venezuela.

Las negociaciones habían comenzado inmediatamente después del anuncio del gobierno de Venezuela de que rompía relaciones con Colombia por sus denuncias ante la Organización de Estados Americanos (OEA) de la presunta presencia de guerrilleros de las FARC y el ELN en territorio venezolano.

Allí, Kirchner mantuvo contacto con el presidente de Ecuador, que ejerce la presidencia pro tempore de Unasur, Rafael Correa; y con los mandatarios de Colombia y de Venezuela.

Surgió entonces el consenso de que debía ser el bloque político de América del Sur el ámbito donde discutir las diferencias entre los dos países miembros.

La semana siguiente al 22 de julio en que Chávez anunció la ruptura de relaciones, se realizó una reunión de cancilleres de Unasur en Quito y días después, el entonces presidente electo Santos, realizó una gira latinoamericana y en Buenos Aires fue recibido por Néstor Kirchner.

También llegó el canciller venezolano, quien en un encuentro con el titular de Unasur, presentó un Plan de Paz para Colombia para ponerlo a consideración de los mandatarios del bloque.

El camino recorrido hasta el anuncio de hoy fue lento y cauteloso y no estuvo exento de piedras a su paso.

Pocas horas después de que Caracas anunciara que Maduro asistiría a la asunción de Santos, el presidente saliente de Colombia, Alvaro Uribe, denunció a Chávez ante la Corte Penal Internacional y en el mismo momento al gobierno venezolano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH).

En el medio también se cruzaron las declaraciones de funcionarios del Departamento de Estado estadounidense apoyando la denuncia que, con fotos poco reveladoras de la presencia de guerrilleros en territorio venezolano, mostró el representante colombiano en la OEA, Luis Alfonso Hoyos.

El anuncio de este domingo de la reunión entre Chávez y Santos en Colombia suma otro capítulo a las gestiones de Kirchner y al fortalecimiento del bloque político regional.

En las últimas horas, había optimismo sobre el encuentro entre los mandatarios y se decía, con cautela, que «en las próximas horas habrá novedades» pero el canciller Maduro, al hablar con la prensa argentina tras su encuentro con Kirchner en el hotel Marriot, dejó una pista de cuándo se podía producir la cumbre entre Santos y Chávez: El 10 de agosto se conmemora un aniversario del día en que el Libertador Simón Bolívar entró sin resistencia a Santafe de Bogotá, tras haber derrotado a las fuerzas españolas el 7 de agosto de 1819 en la batalla de Boyacá, y quedaron sentadas las bases para la Independencia definitiva de la Gran Colombia que años después darían nacimiento a las repúblicas de Colombia y Venezuela y Ecuador.

El próximo martes, 10 de agosto, se cumplen 201 años de una de las batallas más importantes por la independencia americana, y fue la fecha elegida para que Colombia y Venezuela reinicien el camino del diálogo y el entendimiento.

noticias relacionadas