Las pymes piden una transferencia del sistema financiero al productivo

«Imposible enfrentar una tasa del 60%», indicó el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, y agregó: «Sin tasas diferenciales para las pymes el empleo y la producción se paralizan».

Dirigentes industriales pymes en representación de todas las provincias, dialogaron con la diputada Elisa Carrió y el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, y se mostraron preocupados por la falta de precios de referencia de sus productos ante la volatilidad de la divisa norteamericana. “Gobernar es hacer una Argentina próspera en base a las pequeñas empresas y el campo. Las pymes tienen su dinero y su deuda acá”, dijo la legisladora.

En ese sentido, Carrió instó a que 30 mil pymes logren exportar 100 mil dólares por año. Por su parte, el titular de CAME le retrucó: “Bájennos las tasas, reactiven el mercado interno y vamos a exportar”.

La diputada le pidió además a los dirigentes pymes que les reclamen a los gobernadores la baja de Ingresos Brutos “Eso es plata para la campaña”, exclamó al tiempo que prometió eliminar el 1% a los depósitos en efectivo.

Las tasas de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas fueron el centro de las demandas, puesto que crecieron sustancialmente en los últimos meses, alcanzando niveles incompatibles con la rentabilidad actual. Además, se suma que hay pocos créditos accesibles en el mercado para financiar capital de trabajo, compras de maquinarias, insumos o nuevas inversiones que mejoren la competitividad de la empresa, la exportación y el aprovechamiento de las nuevas condiciones que presenta el mercado.

En tanto, el vicepresidente de CAME Industrial, Edgardo Gámbaro, se refirió a los recientes cambios del gabinete nacional: “Los anuncios posicionan al Ministerio de Producción de una manera interesante y beneficiosa para el sector”.

En cuanto al reciente anuncio del Gobierno sobre el aumento temporal de las retenciones, desde CAME expresaron que al ser acompañado de una baja de gasto es un esfuerzo compartido, de esta forma, parecería ser una medida razonable. Aunque debería venir acompañada de la obligación de que el complejo agroexportador liquide divisas en un plazo perentorio.

noticias relacionadas