“La psicología es fundamental para tratar lo obesidad”

Lo explicó el Dr. Máximo Ravenna, quien trabaja desde hace más de 30 años en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad como un fenómeno complejo que implica muchos factores en su origen y en su evolución.

Lo psicológico tiene un papel importante que cubrir en el tratamiento de la obesidad, con la modificación y control de aquellas variables psicológicas (emocionales y conductuales) implicadas en todo su proceso. En tal sentido, para Ravenna es fundamental destacar la importancia que para su tratamiento supone tener en cuenta los aspectos psicológicos que preceden o permanecen en la obesidad y también de aquellos derivados de su padecimiento.Estos aspectos cobrarán especial relevancia cuando el seguimiento de una dieta para perder peso dé lugar a la aparición de respuestas emocionales que, en algunas ocasiones, pueden ser responsables de que detrás de un paciente obeso se “esconda” una persona con otro tipo de trastornos, y en cuyo caso el tratamiento psicológico se hace imprescindible.

Para el psicoterapeuta, un tratamiento eficaz contra la obesidad debe contemplar un abordaje multidisciplinar donde la modificación de la conducta alimentaria y el control sobre las variables emocionales implicadas se fusionen con las medidas tradicionales.

Es tan importante lo psicológico, que, contrariamente a lo que muchos creen, el Dr. Ravenna explica que los obesos tienen un estómago sano pero no así su psiquis, con lo cual considera que las operaciones para bajar de peso en las que se extrae parte del estómago son inútiles si la cabeza funciona igual que antes.

El Dr. Ravenna estudia y desarrolla el tema hace más de tres décadas, fundamentando su método en el trabajo sobre la cabeza del enfermo. Día a día, los especialistas de su centro terapéutico y él mismo llevan adelante grupos de pacientes en donde se trata de persuadir a quienes asisten para que “pongan la mente en blanco” y se concentren en los límites necesarios para comer y en cuando parar de hacerlo. Allí se juntas pacientes recién llegados con aquéllos que ya están en etapa de “mantenimiento” y se integran las voluntades para ayudarse mutuamente.

La relación “persona a persona” es fundamental para que los enfermos de obesidad se sientan contenidos y comprendidos, pero principalmente orientados por profesionales del equipo de Ravenna que, incluso, les brindan sus teléfonos particulares para asistirlos en los momentos en que “la cabeza los abandona”, un ejemplo más del abordaje para recuperar la relación que debe existir entre lo psicológico y lo físico.A partir de esta doctrina de trabajo que ha dado a Ravenna reconocimiento internacional, su método ha comenzado a formar parte de estudios científicos en todo el mundo.

Uno de los resultados muestra que un equipo italiano de médicos y psicólogos armó lo que denominaron un “menú del bienestar mental” conformado por los alimentos que se deberían incorporar a la dieta para tener un cerebro sano. Pescado, nueces, vino, leche, vegetales, espárragos, espinacas, menta y salvia, son algunos de ellos.En fin, la tarea del Dr. Máximo Ravenna y el abordaje personalizado sobre mente y cuerpo, en ese orden, de cada uno de sus pacientes lo ubica como un pionero en la materia, y como fuente inagotable de consulta para las futuras investigaciones y sus resultados.

noticias relacionadas