La Fragata Libertad llegó a Buenos Aires tras un largo periplo

La Fragata Libertad, buque escuela de la Armada Argentina, arribó hoy al puerto de Buenos Aires luego de navegar 10 días por el sur argentino donde más de un centenar de cadetes de la Escuela Naval realizaron tareas de adiestramiento y tras la retención ilegal durante 77 días en Ghana por los denominados fondos buitre.

El buque, que había partido desde la ciudad balnearia de Mar del Plata el 18 de febrero pasado con más de 300 personas a bordo, arribó a las 8.35 a la Dársena Norte de la terminal portuaria porteña, donde fue recibido por la banda de música de la Armada Argentina, mientras era escoltado por dos remolcadores.

La Fragata había llegado a Mar del Plata el 9 de enero tras el incidente que la mantuvo 77 días retenida en Ghana, interrumpiendo el periplo de instrucción de los cadetes de la Escuela Naval Militar, ya que fue embargada por una acción judicial de los fondos buitre.

El capitán de navío, comandante Pablo Salonio, señaló que “a los guardiamarines les marca la experiencia marítima, culminar su formación a bordo de la Fragata Libertad le da una integridad en su formación que los acompaña por el resto de sus vidas”.

A su vez, remarcó que este grupo de cadetes se destacó por su entusiasmo y por “sus ganas de ser parte del buque” y sostuvo que “tener un barco como la Fragata Libertad por el mundo, durante una campaña superior a 4 meses con más de 300 personas a bordo es una tarea muy intensa”.

“Es un desafío -continuó- no importa la circunstancia o el desarrollo, pero es todo un desafío nacional, una experiencia muy importante para todos los que participan porque es llevar una porción de Argentina por todo el mundo”.

“Nos tocó un desafío muy particular y lo superamos porque estuvimos a la altura de las circunstancias: la tripulación de la Fragata Libertad lo logro este año”, apuntó y agregó que “fue un momento muy intenso y todo el mundo respondió acorde”.

El director general de Educación de la Armada, contralmirante Juan Carlos Bazán, manifestó que recibir nuevamente en el Puerto de Buenos Aires a la Fragata Libertad “es un motivo de gran alegría después de este accidentado viaje de instrucción del año 2012” y que “por suerte la Armada ya está mirando al futuro para el próximo viaje de instrucción”.

Durante el periplo, 112 cadetes de la Escuela Naval de segundo, tercero y cuarto año realizaron tareas de adiestramiento de mar y capacitación rutinaria que consisten en clases teóricas y prácticas de lucha contra incendios, control de averías, roles de abandono, ejercicios de supervivencia navegación en puente de comando, radar, luces, anclas, amarras y clases de motores.

Gabriel Haberkorn, cadete de segundo año señaló que “este es mi primer viaje de mar, siempre estuve navegando en río así que fue una experiencia distinta”.

Asimismo, detalló que “fue una gran experiencia, nunca había embarcado en esta unidad, (la Fragata Libertad) es un orgullo muy grande poder hacerlo, por ello tenemos que aprender lo que más se pueda para poder dar un buen servicio a la patria”.

Con respecto al viaje, Haberkorn dijo que “fueron diez días muy intensos, con clases organizadas que le sirven mucho a los cadetes navales”.

Liliana Correa, otra cadete que participó del viaje detalló que “la parte más difícil es poder poner en práctica los conocimientos adquiridos en la escuela. Es muy distinto la teoría de la práctica y solamente con esta experiencia se obtienen estos conocimientos”.

La mujer destacó la “unión del grupo por sobre todas las cosas. Realmente nos sentimos muy a gusto, fue una experiencia muy linda y fue bueno poder compartirla con este grupo”.

La embarcación se trasladará próximamente al astillero de Río Santiago y de ahí va a entrar al dique seco donde comenzarán las tareas de alistamiento y de reparación de los motores principales con miras al próximo viaje de instrucción de este año.

noticias relacionadas