Hay un nuevo detenido por el crimen de Ferreyra

La policía detuvo esta mañana al ciudadano que aparece con un cuello ortopédico en las filmaciones de los incidentes en que fue asesinado el militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra, indicaron fuentes allegadas a la investigación. Se trata de Jorge González, otro presunto integrante de la Unión Ferroviaria, quien días atrás presentó un pedido de exención de prisión que le fue denegado por la jueza de instrucción Wilma López, quien ordenó su detención.

González se convirtió de esta manera en el quinto detenido por el homicidio de Ferreyra, ya que ayer fue apresado Salvador Pipito, quien se presentó a declarar como testigo ante la fiscal Cristina Caamaño, pero tras su declaración quedó involucrado en la causa.

Fuentes judiciales indicaron que la representante del ministerio público contaría desde ayer con custodia (de hecho llegó a los tribunales acompaña por dos hombres) aunque la funcionaria rehusó dialogar con el periodismo y confirmar o desmentir la versión.

Quienes deslizaron esa hipótesis afirmaban que allegados a Caamaño habrían advertido “llamados y movimientos extraños en torno a su oficina”, lo que la habría llevado a solicitar la custodia.

La detención de Pipito se produjo luego que se presentase a declarar ante Caamaño, ocasión en la que habría admitido haber participado de las amenazas a los periodistas del canal de televisión que registró las imágenes del ataque a los trabajadores “tercerizados” y a los militantes políticos.

Junto a Gonzalez y Pipito, también están detenidos Cristian “Harry” Favale, sindicado “barrabrava” de Defensa y Justicia a quien se le imputa la autoría material del homicidio; el delegado de la Unión Ferroviario (UF) Pablo Díaz, y el ferroviario Juan Carlos Pérez.

Si bien los primeros tres detenidos se declararon inocentes Pérez habría incriminado a Favale como quien se jactó de “haber puesto al zurdo” y a Díaz como la persona que lo convocó para que fuese al sitio donde se produjeron los incidentes.

Los hechos juzgados ocurrieron el miércoles 20 de octubre último cuando una patota de afiliados a la Unión Ferroviaria y barrabravas de fútbol mató de un balazo a Ferreyra, e hirió a Elsa Rodríguez y Nelson Aguirre, quienes manifestaban junto a trabajadores que reclamaban empleo en blanco.

noticias relacionadas