Fuerte caída en la Bolsa porteña, afectada por los temores de los mercados internacionales

La Bolsa porteña se desplomó ayer 4,11 por ciento arrastrada por las fuertes caídas de Wall Street y los mercados europeos por el temor generalizado de que se estanquen las economías del mundo y en medio de los problemas de deuda del Viejo Continente.

“Las bajas fueron generalizadas, por lo que nuestra Bolsa no pudo zafar de ninguna manera y las ventas de acciones y bonos se acentuaron en este contexto de incertidumbre”, comentó un operador al término de una rueda que estuvo interrumpida una hora por inconvenientes en los sistemas informáticos de negociación.

Los bonos de la deuda cayeron hasta 3,13 por ciento cuando se trató de los cupones PIB que venían de cosechar fuertes mejoras en los últimos días. Entre los más operados también estuvieron en la lista los Discount con un margen del 1,44 por ciento y el Bogar 2018 que cedió 1,62.

Por el lado de las acciones y en el selecto grupo de las líderes las bajas fueron encabezadas por Mirgor (-6,57%), Tenaris (-5,98%), (Edenor (-5,78%), Petrobras Brasil (-5,56%), Banco Macro (-5,44%), Aluar (-4,81%), Transener (-4,76%), y Banco Hipotecario (-4,36%).

En el mismo lote de empresas, los papeles de Banco Patagonia fueron los únicos que se movieron a contramarcha del mercado con una suba del 2,44 por ciento.

“No hay mucho para decir en este mercado cargado de estrategias vendedoras si vemos la operatoria desde el mercado global. Nada hay para hacer hasta que aquello que genere las reacciones correspondientes”, evaluó Oscar Campos, analista de Intervalores.

De manera que los dos componentes más vitales de la Bolsa porteña mostraron el mismo recorrido de Wall Street, donde el promedio industrial Dow Jones se derrumbó 3,68 por ciento. En Europa los principales mercados bursátiles promediaron caídas del 5 por ciento, como en los peores momentos de marzo de 2009.

Los analistas no reconocieron un único disparador de las ventas en los mercados del mundo y coincidieron en que varias estimaciones negativas acerca del futuro de la economía global alteraron a los inversores.

Temprano la agencia Morgan Stanley recortó su previsión de crecimiento para este año y el próximo, haciendo alusión a los errores políticos de Estados Unidos y Europa.

Luego se sumaron las declaraciones del numero uno de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, que también redujo sus expectativas y afirmó que “el crecimiento económico de Estados Unidos en el primer semestre fue bastante menor que lo esperado”.

Como si todo fuera poco, y en medio de la ausencia de medidas que permitan terminar con la crisis de deuda en la eurozona, el Departamento de Trabajo estadounidense confirmó que las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo aumentaron en 9.000 a una tasa ajustada por estacionalidad de 408.000.

noticias relacionadas