Felipe Pigna visitó el Instituto San Pablo de Wilde

El historiador y escritor Felipe Pigna visitó el Instituto San Pablo y mantuvo un encuentro con alumnos del segundo ciclo de Primaria en el que contestó decenas de preguntas de los chicos y padres sobre su trayectoria como investigador, su educación y objetivos profesionales.

La actividad fue el punto culminante de un trabajo en las aulas con la serie de historietas de Pigna sobre próceres argentinos y hechos relevantes de la historia. Los chicos las leyeron, reflexionaron y realizaron sus propias historietas sobre el legado del pasado. «¿Por qué es importante la historia?», se le preguntó y el invitado respondió: «para confirmar lo que hicimos bien y dejar lo que hicimos mal», y aconsejó que ese ejercicio «no debe fomentar el rencor».
Durante el encuentro, también respondió a las consultas de los alumnos sobre el proceso de producción de conocimiento. Puntualmente, contó que cada uno de los libros de la serie de historietas demandó aproximadamente seis meses de trabajo y que sus investigaciones se basan en el análisis de diversos tipos de documentos que se conservan, por ejemplo, en el Archivo General de la Nación. Los alumnos del San Pablo trabajaron entre agosto y septiembre con ese material en una propuesta del “plan lector” del colegio que, como cierre, preveía la elaboración de sus propias historietas.
Pigna se interesó por la exposición de las series y eligió varios trabajos, que pidió llevarse para incluirlos en una posterior publicación. Los alumnos y autoridades, encantados con la invitación.

El teléfono y la lectura
El investigador también reflexionó sobre el ejercicio de la lectura en un contexto de uso extendido de computadoras, celulares y redes sociales.
Como punto de partida, consideró que niños y adultos leen en forma permanente mientras usan el teléfono o la tablet, pero recomendó combinar esa atención con publicaciones en papel: “El libro es una puerta al infinito. Se puede trasladar, no hay que recargarlo y es una herramienta para abrir el pensamiento y la imaginación, dijo y añadió que “ya tienen la costumbre de leer porque leen mucho durante el día. Y lo pueden aplicar fuera de los dispositivos, un ratito, en un libro. Lo van a pasar genial”, aconsejó.
Finalmente, valoró el aporte de la electrónica a la lectura: “Nadie dice que lo otro sea malo. El exceso lo es por supuesto, pero se va generando una cultura de la lectura a partir de ahí”.

noticias relacionadas