El testigo reconoció a Iván Fontán como la persona que arrojó la bengala en La Plata

Un testigo reconoció a Iván Fontán como el joven que arrojó la bengala que ocasionó la muerte de Miguel Ramírez durante un recital que el grupo La Renga ofreció en el Autódromo de La Plata, informó el juez de Garantías César Melazo.

Se trata de Leonardo Garay quien participó de una rueda de reconocimiento en la que identificó a Fontán como la persona que tiró una bengala de uso náutico durante el recital.

Melazo explicó que el testigo “reconoció a Fontán en la rueda de personas como el autor del disparo de la bengala” y sostuvo que esto “es una ratificación y una ampliación de la declaración que ya había mantenido”.

Garay ya había prestado declaración en la causa con anterioridad a la detención de Fontán y en esa oportunidad afirmó que si bien no podía elaborar un identikit, estaba en condiciones de reconocerlo, diligencia que realizó hoy en la Departamental de Investigaciones platense.

El juez de Garantías ratificó que el reconocimiento positivo “certifica, de acuerdo a los dichos del testigo, que se trataría de la misma persona que disparó esa única bengala de estas características en el día del recital”.

Melazo destacó, además, que aún no resolvió el pedido de excarcelación presentado por la defensa de Fontán “porque no tenemos un tiempo procesal para resolverlo y esperamos que se agreguen los antecedentes del imputado”.

Detalló también que aguarda los resultados de las pericias psiquiatras y psicológicas que solicitó la fiscal y otras diligencias que va a pedir el juzgado, como un informe ambiental del detenido, que está preso por homicidio simple con dolo eventual que prevé una pena de 8 a 25 años.

El juez aseguró que en la causa se investigan también otras responsabilidades como “el control en la organización y de la policía y la atención médica en el momento de la atención” De acuerdo al testimonio de Garay, el juez precisó que “hay una sola bengala de esa magnitud que se lanzó en el recital” y admitió que si bien hubo otras “fueron de menor potencia como las tres tiros o lumínicas” El 30 de abril último, Miguel Ramírez, de 32 años, recibió el impacto de una bengala en el cuello cuando asistía al recital que el grupo de rock La Renga brindaba en el Autódromo de La Plata.

De inmediato el hombre fue trasladado al hospital de Melchor Romero, donde falleció el 9 de mayo último tras permanecer varios días con muerte cerebral.

Iván Fontán, de 26 años, quien fue detenido durante un operativo realizado en la localidad bahiense de Ingeniero White, confesó haber arrojado una bengala en el recital pero aseguró que no sabe si es la que impactó en la víctima.

Gustavo Avellaneda, abogado del acusado, volvió a plantear dudas sobre si la bengala que arrojó su defendido es la que mató a Ramírez y manifestó la hipótesis de que podría haber habido otras bengalas.

“El testigo plantea que Iván se subió a un baño químico para arrojar la bengala y él nunca hizo eso”, explicó y agregó que en la rueda de reconocimiento dejó constancia de que el testigo “había visto fotos de Fontán” antes de la diligencia judicial.

Según el abogado, el joven “está destruido por cargar con el fallecimiento de una persona” y reiteró que “no tuvo intención de herir a alguien y que la bengala salió hacia el público por un defecto técnico”.

El abogado sostuvo que su estrategia es probar que fue un “homicidio culposo”, es decir que no hubo intención de su defendido en matar a Miguel Ramírez.

noticias relacionadas