El remisero reiteró que puede reconocer al autor de los crímenes ocurridos en La Plata

El remisero Marcelo Tagliaferro, quien trasladó a una de las víctimas del cuádruple crimen de La Plata, ratificó ante la Justicia que puede reconocer al hombre que se encontraba en la casa donde se cometieron los homicidios y que podría ser el autor del hecho.

“Declaré solamente lo que ví y lo que sé, nada más. Siempre declaré lo mismo”, dijo el remisero al retirarse de los Tribunales de la capital bonaerense donde amplió su declaración testimonial ante el fiscal Alvaro Garganta.

La nueva citación a Tagliaferro se produjo luego que su testimonio fuera cuestionado por la defensa del único imputado Osvaldo Martínez, quien, a su vez, planteó al menos otras cuatro hipótesis de investigación como parte de su coartada.

Una fuente judicial informó a Télam que en su declaración Tagliaferro reiteró que la noche del sábado llevó a Marisol Pereyra (35) hasta el departamento de la calle 28, entre 41 y 42, del barrio La Loma, de La Plata, donde vivían Bárbara Santos (29), su madre, Susana de Barttole (63) y su hija, Micaela Yamila Galle (11), todas ellas asesinadas.

El remisero contó que al llegar, a Marisol la atendió un hombre y le dijo que su amiga, Bárbara Santos se estaba duchando.

Luego, el testigo relató que Marisol ingresó a la vivienda y que unos cinco minutos después “volvió a salir el hombre, en bermudas y con el torso desnudo y me dijo `andáte que se van en otro remis`”.

Tagliaferro sostuvo que pudo observar al presunto homicida de perfil y luego su cara por el espejo del auto, y que presentaba barba de unos días.

“Esa imagen me quedó grabada en la cabeza y podría reconocerlo”, aseguró el testigo y agregó que lo que vio “se condice con las fotografías del imputado que aparecieron en los medios”.

Tras concluir la testimonial, el fiscal Garganta informó a las partes que el reconocimiento en rueda de personas de Martínez ante el remisero que se iba a realizar mañana se pasó para el miércoles 7 de diciembre próximo.

Por su parte, Julio Beley, defensor de Martínez, dijo sobre la declaración del remisero: “Sus dichos los tomo, en principio, con una pequeña reserva, él es la última persona que ve con vida a una de las víctimas, está sindicado él solo en el lugar del hecho, por ahora él está diciendo que Martínez estuvo pero el último que estuvo realmente, sindicado y probado es él”.

El abogado volvió a asegurar a la prensa que su defendido es “inocente” y dijo que “no armó una coartada” sino que simplemente dijo que al momento de los hechos estaba en su casa durmiendo.

A su turno, Fernando Burlando, abogado de la familia de Marisol, afirmó que “lo más importante es que (el remisero) puede reconocer a la persona que sale del domicilio cuando ya había tres víctimas de un asesinato”.

El letrado también aclaró que no había otra relación entre Tagliaferro y Marisol excepto la de un remisero con un cliente.

En tanto, la fuente judicial consultada precisó a Télam en su indagatoria, Martínez no sólo aseguró ser inocente sino que apuntó hacia otras personas como presuntos homicidas.

El acusado habló sobre un ex novio de Bárbara apodado “Yeti”, quien en un momento mantuvo una discusión con la mujer a la que lesionó en un pie y a un primo de la víctima que es esquizofrénico y que desde que se casó no toma más la medicación.

El karateca también mencionó un presunto conflicto por una herencia entre la madre de Bárbara y sus familiares, y un juicio por alimentos que su novia le había iniciado al padre de su hija.

Si bien esa declaración podría formar parte de la estrategia de la defensa del único imputado en la causa, el fiscal Garganta dijo a Télam que “se investigan todas las hipótesis posibles y no se descarta ninguna”.

Sin embargo, para los investigadores la principal pista es que Martínez habría asesinado a las cuatro mujeres por una “relación de celos y casi obsesiva que mantenía con su novia”.

De todos modos, Martínez aseguró ante la Justicia que la relación con Bárbara era buena y que el hecho de que ella iba a salir sola con su amiga “no estaba dentro de lo acordado pero no se lo podía no impedir”.

Por otro lado, mañana se iniciarán los estudios psicológicos y psiquiátricos sobre el único detenido en la causa y el fiscal espera tener la semana próxima los resultados definitivos de las autopsias y la distintos estudios genéticos ordenados sobre la cuchilla y el palo de amasar secuestrados en la vivienda donde asesinaron a las cuatro mujeres.

El abogado Burlando explicó que dos de las víctimas fueron degolladas y mientras a una le quebraron el cráneo con un palo de amasar, a otra le partieron el rostro tras golpearlo contra una mesa de cerámica.

noticias relacionadas