El padre de la joven asesinada en La Rioja acusó a la Policía

El padre de Belén Brizuela, la joven de 17 años asesinada en la localidad riojana de Aimogasta por policías que intentaban dispersar a quienes participaban de una gresca a la salida de una fiesta, culpó del crimen de su hija a la policía y pidió no politizar el hecho.

”Siento un dolor terrible. Este crimen es una irresponsabilidad muy grande de la policía, únicamente de la policía. Alguna gente se vuelca en contra del intendente (Gustavo Minuzzi) y no es el intendente quien tiene la culpa, sino que la tiene una policía provincial que aporrea y apalea a los chicos”, dijo Carlos Brizuela.

Sin embargo, luego, el hombre admitió que el Estado riojano “es también culpable por poner en la calle a policías sin experiencia, sin preparación y armados, por lo que deberá hacerse responsable del hecho”.

Consternado, el papá de Belén agregó que el intendente y el ministro de Gobierno (de la provincia, Felipe Álvarez) se comunicaron con él y le aseguraron que el crimen de su hija “no va a quedar en la nada”.

“Van a hacer todo lo posible para que se aplique toda la ley necesaria contra esa gente matadora, porque sólo se los puede considerar asesinos para que maten de la forma que mataron a mi propia hija”, agregó.

Al respecto, negó versiones que daban cuenta que había echado de su domicilio al jefe comunal y al funcionario provincial cuando se acercaron a darle las condolencias.

”Al contrario, me sentí orgulloso que ellos me brindaron el apoyo necesario. Esas versiones fueron seguramente de la oposición”, señaló.

Igual, consideró que el Estado riojano “es también culpable” y dijo que se necesitan “policías profesionalizados”.

“Yo sé que a veces los jóvenes beben y se violentan, pero la policía debe utilizar otros medios para calmarlos y no las balas. Para eso tienen la cachiporra, que los quiebren pero que no los maten”, sentenció.

Por otra parte, respecto de los destrozos producidos por vecinos enardecidos al enterarse del asesinato de la menor a manos de efectivos policiales, Brizuela señaló que “el pueblo está indignado, pero no corresponde hacer esos destrozos. Yo les pedí que en paz pidamos justicia que demostremos que no somos iguales que ellos”.

Por último, quebrado por la trágica situación por la que está pasando, el padre de Belén Brizuela indicó que “las marchas (para exigir el esclarecimiento del crimen) van a continuar”.

“Vamos a planear otras marchas más para que no suceda nunca más esto en Aimogasta, somos un pueblo fuerte, lindo, y lo está destruyendo la mala administración de la policía que inculca violencia en los jóvenes porque tenemos una policía poco profesional”, dijo.

La familia Brizuela, tiempo atrás, también había perdido otra hija producto de un accidente de tránsito.

A raíz de la muerte de Belén Brizuela (17), dos de los efectivos que participaron del procedimiento quedaron detenidos y el jefe de la policía provincial, comisario Luis Angulo, presentó su renuncia.

Además, toda la cúpula de la fuerza en Aimogasta fue apartada de sus funciones por disposición del ministro de Gobierno de La Rioja, Felipe Alvarez.

El crimen se produjo alrededor de las 5.30 del domingo en la plaza central de Aimogasta, en el departamento de Arauco, en el norte riojano, donde se encontraban varios grupos de jóvenes que salían de bailar en el club San Francisco.

Según las fuentes, en ese lugar se originó una gresca entre muchachos, por lo que policías de la comisaría local intervinieron para detener la pelea y llegaron al lugar portando armas con postas de goma.

noticias relacionadas