El Dr. Rubén Sosa donó 50 mil libros a escuelas de Villa Paranacito, Entre Ríos

Serán destinados a los diecinueve establecimientos educativos de la comuna entrerriana. El pediatra avellanedense y sus colaboradores cumplieron así el objetivo solidario de crear bibliotecas en los cuatro puntos cardinales del país. En la foto, la Escuela isleña Nº 14 «Fray Mocho».

El proyecto denominado «Cruz del Sur de la Educación», la última iniciativa solidaria del pediatra avellanedense y columnista de La Ciudad, Rubén Omar Sosa, que consistió en crear bibliotecas en los cuatro puntos cardinales del país, fue felizmente concretada en la última semana del mes de octubre.

La comuna entrerriana de Villa Paranacito, el punto Este de la Cruz del Sur educativa, recibió de manos del Dr. Sosa una infinidad de cajas con alrededor de 50 mil libros, los cuales serán destinados a los diecinueve escuelas del municipio y a una nueva biblioteca popular.

Villa Paranacito fue el cuarto punto elegido por el Dr. Sosa para su cruzada solidaria por la educación, en distintos lugares del país, unidos por dos ejes perpendiculares imaginarios. Antes, los pueblos que recibieron miles de libros habían sido Misión La Paz, al Norte, en la provincia de Salta; Los Antiguos, en la patagónica Santa Cruz, y Callingasta, en San Juan, al Oeste del territorio nacional.

En la comuna entrerriana, el acto de entrega de los libros se realizó en el Salón cultural de la Municipalidad, y contó con la presencia de la intendenta Carmen Toller, del senador Eduardo Melchiori, docentes y representantes de instituciones educativas y de minoridad, la biblioteca popular «Sandor Mikler» y un nutrido grupo de vecinos.

El acto, en el que tanto el Dr. Sosa como sus colaboradores recibieron diplomas como «huéspedes de honor», fue declarado de «Interés Cultural» por parte de la Cámara de Senadores de la provincia de Entre Ríos.

Asimismo, el Dr. Sosa visitó la Escuela Nº14 «Fray Mocho», una de las denominadas «escuelas de agua», por estar ubicadas en islas, donde, acompañados por sus docentes, los chicos participaron de una divertida barrileteada, con cometas que ellos mismos armaron en talleres didácticos.

Los chicos escribieron los nombres de sus escritores preferidos en los barriletes. En el momento de remontarlos, cada niño recibió y firmó un diploma, por el cual se comprometió a no consumir sustancias tóxicas de cualquier tipo, a no fumar, ni beber.

«Estamos abiertos a la llegada de todo lo que signifique educación y cultura. Esto significa libertad, y lo vamos a defender con todas las fuerzas», enfatizó la intendenta de Villa Paranacito, Carmen Toller.

noticias relacionadas