El colegio María Auxiliadora se suma al cumpleaños 200 de Don Bosco

Para homenajear al fundador de la Congregación Salesiana, la escuela realizó seis murales que son exhibidos en la pared del establecimiento sobre la calle Alsina.

Cuando Don Bosco tenía 9 años tuvo un sueño que marcó su vocación. Según relata, intentó callar a las piñas a unos chicos que blasfemaban. En ese momento, un hombre con su rostro muy luminoso apareció y le dijo: «No con golpes, sino con la mansedumbre y con la caridad deberás ganarte a estos tus amigos». A su alrededor, un grupo de animales salvajes se transformaron en mansos corderos. Una mujer de aspecto majestuoso le indicó que así como esos animales se transformaron, él deberá hacerse humilde y fuerte para convertir a los malos en buenos ciudadanos y cristianos.

 

Esta es una de las escenas de la vida de Don Bosco que, al cumplirse 200 años de su nacimiento, el colegio María Auxiliadora (Av. Belgrano 667) lo homenajea a través de murales que representan cada uno a un curso que eligió un momento representativo en la vida de Don Bosco. Liderados por Graciela Ochoa, coordinadora del departamento de Construcción de Ciudadanía, los profesores María Laura Alonso, Tobías Corromola, Marcela Castellanos y Magalí Hanak guían a los alumnos y alumnas de 1°, 2° y 3° A y B para pintar los seis murales que están exhibidos en las paredes del colegio sobre la calle Alsina.

 

«Los chicos tomaron contacto con un arte no oficial, no académico pero sí muy historio y muy popular. En esa línea quisimos hacer comunicativo y popular la historia de Don Bosco», cuenta Corromola que junto a los alumnos de 2° y 3° A pintaron el mural que refleja el vínculo de este Santo con María Mazzarello, fundadora el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. «Se trabajó con una base de esmalte sintético blanco y arriba esmaltes de colores donde los mismo chicos aprendieron a mezclar colores, que es todo un arte de buscar el color para rostros y manos», explica Corromola. También pintaron un mural sobre el sueño de Don Bosco cuando deseaba llegar a la Patagonia en 1872.

 

Los otros dos murales son en referencia al Bicentenario de su nacimiento a los talleres que creó para educar y formar en el trabajo a personas en situación de vulnerabilidad. «A los chicos que sacaba de la calle y a algunos ladrones les enseñaba oficios para que puedieran dejar de pedir en la calle o que dejaran de ser explotados porque trabajaban 12 horas. Los chicos seguían esta obra y se convirtieron en sacerdotes y misioneros salesianos», cuenta Hanak.

 

En 1859 Don Bosco fundó la Congregación Salesiana, cuya sede principal se encuentra en la ciudad italiana de Turín. La familia salesiana, integrada por institutos, congregaciones y asociaciones que tienen como figura común la espiritualidad de Don Bosco y de su sistema preventivo basado en los principios educativos de la razón, la religión y el amor.

 

Un fin de semana lleno de festejos
El viernes  4 de septiembre el colegio María Auxiliadora abre sus puertas a jóvenes salesianos de otras casas del país. Asimismo, los jóvenes de este colegio serán recibidos en el Colegio María Auxiliadora de Bernal.
Al otro día, las distintas casas salesianas del país realizarán por la noche una caminata salesiana desde el Congreso hasta Plaza de Mayo. Luego disfrutarán de un espectáculo frente a la Catedral de Buenos Aires.
Por último, el domingo todos los jóvenes salesianos que se reunieron para celebrar los 200 años del nacimiento de Don Bosco, tendrán su momento de oración comunitaria en el Luna Park, donde a las 11 se realizará la Celebración Eucarística.

noticias relacionadas