Educación y arte con rostro de mujer

Escribe Antonio J. González

El protagonismo de la mujer en la historia del país es bien conocido, así como el crecimiento, a través de las décadas pasadas, de esa participación en la definición y construcción de la sociedad. Pero en los sucesos que formaron nuestra tierra chica, este municipio, se pueden rastrear las huellas femeninas en los diferentes sectores locales de todas las épocas. Con menos o mayor participación, pero las señales son bien claras y notables.

Por eso deseamos pasar la mirada sobre las mujeres que tuvieron fuerte activismo en la educación y las artes en general, algunas desde sus sectores, otras con sus ideas progresistas, muchas con sus actitudes y acciones permanentes. Un repaso ligero sobre ese universo con rostro de mujer, hacen surgir los nombres de Herminia Brumana, Otilia Traverso, Yorga Salomón, Eustaquia Ariño, Antonia Artel, María Elena Bourdín, Andrea Emanuele de Prieto, Raquel Español, Alicia Ravazzini, Lucía Farao, Eydilia Mell, Alejandra Pizarnik, Elina Querel, Reina Eve Schvetz, Susana Tozzi, Gioconda de Zabatta, y tantas otras que silenciosamente consolidaron los sectores educativos, fomentistas, bibliotecarios, artísticos y sociales de nuestro terruño.

Pero mucho antes, también se registran participaciones elocuentes. Tal como lo señala Federico Fernández Larrain en sus notas sobre el desarrollo cultural en Barracas al Sud, publicadas en 1992 en nuestro diario, sobre la actuación de la pintora “Cecilia Benedit, después señora de Debenedetti, una de cuyas pocas obras subsistentes pertenece al Museo de Arte Municipal”.

Desde las actividades educativas, ya destacamos en estas crónicas el importante rol que asumieron Herminia Brumana, con sus esclarecidas y fuertes ideas, Yorga Salomón con sus gestos solidarios y humanitarios, Eustaquia Ariño, Antonio Artel, Alicia Ravazzini y Elina Querel con su fuerte compromiso de acción cultural en la Asociación Gente de Arte. Raquel Español, Reina Schvetz, Alejandra Pizarnik, entre otras, con su valiosa contribución desde la literatura y la poesía. Lucia Farao con su obra pictórica. Gioconda de Zábatta, además de poeta, entusiasta dirigente de instituciones culturales y sociales. Susana Tozzi desde al enseñanza de la cinematografía y sus filmes. Maria Elena Bourdín y Eydilia Mell con sus participaciones musicales.

Esta nómina es solo a título de ejemplo, pero -en forma anónima o no- muchas otras mujeres tuvieron roles destacados en el desarrollo de las actividades educativas, culturales y artísticas, firmemente comprometidas todas con el cauce social por el que transitaba nuestra población.

Con rostro y perfume de mujer. Con vigor y decisión de claras ideas de progreso. Como si fueran de bronce.

ajgpaloma@gmail.com

noticias relacionadas