Caso Urbani: para el gobierno bonaerense «es fundamental que intervenga la Cámara»

El ministro de Justicia y Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, señaló que «es fundamental la intervención de la Cámara para que se haga un análisis objetivo» del fallo. Además, dijo que seguirán acompañando a la madre de Santiago Urbani.

En diálogo con Radio La Red, el funcionario dijo que el fallo «lo sorprendió parcialmente». Casal consideró que si la actuación del Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil 3 de San Isidro «fue defectuosa y es para juicio político, se hará», sin embargo, dijo que él ½esperaría la decisión de la Cámara de Apelaciones».

Julia Rapazzini, la madre de Santiago, asesinado en un asalto a su casa de Tigre en el 2009, dijo que apelará el fallo que difirió la pena a los acusados y les bajó la calificación de los delitos, mientras que confía en que se someta a un juicio político a los jueces que lo dictaron.

«El fallo fue un mamarracho, para nosotros no hay Justicia. El fallo se va a apelar, pero más allá de la apelación confío en que puedan revisar bien la actuación de estos jueces para pedirles el juicio político», expresó.

La mujer criticó duramente a los jueces del Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil 3 de San Isidro y dijo que con el fallo lograron quebrarla.

«Uno pretende conocimiento de derecho para un juez y después que pueda aplicar el sentido común para impartir justicia, no que sea todo en favor de los asesinos; resulta que en cualquier momento pasa a ser el culpable mi hijo», expresó conmocionada.

La madre de la víctima dijo que si bien estaba preparada para que el tribunal postergara el dictado de pena a los asesinos, no lo estaba para que bajara la calificación del delito, de homicidio criminis causa a homicidio en ocasión de robo.

«Fue un shock, como estos jueces tratan siempre de favorecer a los delincuentes, nos jugábamos a que iban a diferir la pena, en otras palabras, patear la pelota para adelante, pero no nos imaginábamos que iban a cambiar la calificación del delito», expresó la mujer.

Rapazzini dijo que recién en junio y julio del año próximo los delincuentes cumplirán la mayoría de edad y se les impondrá la pena, «en el mejor de los casos, ya que también los jueces pueden decidir que como fueron al colegio, hicieron tres renglones, dos cuentas y plantaron dos tomates, tienen buen comportamiento y se van a su casa».

La madre de Urbani manifestó que ahora sólo queda apelar y analizar la posibilidad de hacer un juicio político a los jueces, tal como habló con el intendente de Tigre, Sergio Massa.

«Massa me aseguró que si los jueces no habían tenido responsabilidad él iba a asumir la responsabilidad», explicó Rapazzini.

No obstante, la mujer dijo que está «quebrada» y que desconfía en «absolutamente todas las instituciones». «Yo no soporto estar más en este país, ya no creo en absolutamente nada… a este país le di 30 años de trabajo, sobre todo en los estratos más bajos, y ya di la vida de mi marido y de mi hijo, ya no puedo más, lograron quebrarme», concluyó.

El domingo, los jueces Alberto Villante, Mirta Ravera Godoy y Silvia Chomiez anunciaron que el monto de las penas a los asesinos de Urbani recién se establecerá cuando los condenados – de 17 años-cumplan la mayoría de edad. Además, de manera «unánime», cambiaron la calificación penal de «homicidio criminis causa», castigado con la prisión perpetua, a la de «homicidio en ocasión de robo», que implica penas de entre 10 y 25 años.

El crimen fue cometido la madrugada del 10 de octubre de 2009, cuando Urbani llegaba a su casa de Liniers 1988 de Tigre, en su auto Chevrolet Corsa azul y fue interceptado por cuatro delincuentes. Los asaltantes lo obligaron a entrar a la casa, donde dormían su madre y su hermana Florencia y tras robar algunos objetos lo asesinaron de un escopetazo.

noticias relacionadas