Calderón admitió que hubo “incidentes aislados” durante las elecciones mexicanas

El presidente de México, Felipe Calderón, admitió que “ha habido algunos incidentes”, pero aseguró que pese a ello las elecciones generales, en las que se escogerá a su sucesor, se desarrollaban en general con “tranquilidad”.

Los comicios, considerados los más grandes de la historia del país porque unos 79,5 millones de ciudadanos estaban habilitados para designar 2.127 cargos, transcurrían en medio de operativos de seguridad fuera de lo común, sobre todo en aquellas zonas más afectadas por la actuación de organizaciones criminales.

Las urnas cerrarán a las 18, pero esa hora implica momentos diferentes, pues rigen en el país distintos husos horarios, que equivalen a entre las 21 y las 23 en la Argentina.

Estaba previsto que sólo a partir de esa última hora comenzaran a divulgarse resultados de encuestas a boca de urna, en tanto la difusión de los primeros datos oficiales, producto del conteo rápido, estaba programada para las 23.45 en el Distrito Federal (las 2.45 de mañana en la Argentina).

Por la Presidencia compiten cuatro candidatos y el mejor perfilado es el del PRI, el ex gobernador Enrique Peña Nieto, de 45 años, quien se mantuvo primero en todas las encuestas de intención de voto, con una ventaja promedio de 16 puntos.

Le sigue en los sondeos el centroizquierdista Andrés López Obrador, de 58 años, quien seis años atrás denunció fraude tras haber perdido con Calderón por 0,56 punto porcentual y esta vez anunció que respetará el resultado oficial, pese a que advirtió que sus encuestas le daban mayor intención de voto que la que revelaron las investigaciones independientes.

Tercera y cerca de López Obrador, las encuestas ubicaron a la candidata del gobernante Partido Acción Nacional (PAN, conservador), la ex ministra de Educación y de Desarrollo Social Josefina Vázquez Mota, de 51 años. El cuarto postulante es el ambientalista Gabriel Quadri, de 57 años.

Los comicios transcurrían “hasta el momento, en términos generales, con tranquilidad”, dijo el mandatario a mitad de la jornada, al concurrir a votar junto a su esposa, Margarita Zavala, a una escuela cercana a la residencia oficial Los Pinos.

“Ha habido algunos incidentes, uno de ellos de cierta preocupación, pero no han sido la regla”, indicó Calderón, quien sin embargo no dio detalles, según reportó la agencia DPA.

El secretario de Gobernación (ministro del interior), Alejandro Poiré, también admitió la existencia de “incidentes aislados” y aseguró que esas situaciones se estaban “atendiendo puntualmente”.

“No quisiera darle relevancia a ninguno en particular”, dijo el ministro, quien sostuvo que se registraron algunos hechos de inseguridad “como se da todos los días en el país”.

Ya avanzada la tarde, la televisora colombiana NTN24 reportó dos detenidos tras un enfrentamiento entre militantes del PRI y el PAN en el exclusivo balneario Los Cabos, en el extremo de la península Baja California.

Peña Nieto fue el último de los candidatos presidenciales en votar y lo hizo en Atlacomulco, un pueblo en el que tiene sus raíces familiares y políticas, a unos 150 kilómetros al oeste del Distrito Federal.

“Deseo que esta jornada sea ejemplar y sea de alegría para todos los mexicanos”, se limitó a expresar Peña Nieto, quien llegó a las urnas acompañado por su esposa, la actriz de telenovelas Angélica Rivera, y votó sin formar fila.

El primero en depositar su voto fue López Obrador, quien concurrió a su centro de votación en la Ciudad de México antes de que se abrieran las urnas y debió esperar cerca de una hora para poder cumplir el trámite.

“Nos va a ir bien”, dijo mientras aguardaba su turno, acompañado por su esposa y sus tres hijos mayores, y sorprendió luego al afirmar que había sufragado por el intelectual José María Pérez Gay, cercano a él pero que no es candidato, por lo que, de ser cierto, habrá sido un voto nulo.

Vázquez Mota votó en La Herradura, municipio del conurbano de la capital, junto a su esposo y sus tres hijas, y ataviada con un vestido azul, que es el color que identifica al PAN, en tanto Quadri lo hizo en Coyoacán, en el sur del DF, vestido con ropa deportiva negra y comiendo barritas de cereal para matizar la espera en la fila.

Los de hoy son los comicios más grandes de la historia de México, con 2.127 cargos en pugna. Además de presidente, se renuevan los 500 diputados federales y 128 senadores, gobernadores de seis estados, jefe de gobierno del Distrito Federal, 579 diputados estaduales y unos 900 alcaldes.

El presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Leonardo Valdés, aseguró que los comicios serán “imparciales y limpios”, y precisó que hay más de 32.000 observadores electorales registrados, de los cuales 696 son extranjeros.

noticias relacionadas