Buonanotte fue sobreseído por el accidente en el que murieron tres amigos suyos

El futbolista de River Plate Diego Buonanotte fue sobreseído en la causa en la que se lo investiga por la muerte de tres amigos durante un accidente ocurrido hace 11 meses en la localidad bonaerense de Arribeños al considerarse que no actuó con “imprudencia o negligencia”.

La medida fue dictada por la jueza de Garantías de Junín Marisa Muñoz Saggese, pero ya fue apelada por el fiscal del caso, Carlos Colimedaglia, quien hace un mes había solicitado que el jugador fuera sometido a juicio oral.

“La jueza entendió que no está probada la imprudencia o negligencia que requiere la ley para atribuirle un homicidio culposo. Se trata de una diferente apreciación de la prueba que hay en la causa”, explicó a Télam el fiscal.

Al respecto, Colimedaglia ya apeló la decisión y la semana próxima el expediente pasará a ser analizado por la Cámara de Apelaciones y Garantías de Junín.

Por su parte, el abogado del futbolista, Diego Del Ciervo, se mostró conforme con la medida y sostuvo que “Diego no cometió un delito culposo”.

El 26 de octubre pasado, Colimedaglia dio por cerrada la etapa de instrucción de la causa y pidió que Buonanotte sea juzgado por triple homicidio culposo, el cual prevé una pena de seis meses a cinco años de cárcel.

La jueza Muñoz Saggese dio traslado a la defensa y Del Ciervo se opuso al requerimiento de elevación a juicio.

“No consideramos que haya habido imprudencia de parte de Diego Buonanotte en su manejo y que hubiera contribuido al resultado”, dijo el abogado.

La principal diferencia de criterio entre las partes es que el fiscal entiende que si bien la velocidad a la que iba el futbolista no era antirreglamentaria, el hecho de que estuviera lloviendo debió haber hecho a Buonanotte extremar los cuidados.

El accidente se produjo la madrugada del 26 de diciembre del año pasado en la localidad de Arribeños, cuando el auto que conducía Buonanotte por la ruta 65, rumbo a Teodelina, Santa Fe, su ciudad natal, se despistó y terminó incrustado en un árbol.

Los peritos que trabajaron tras el accidente creen que el vehículo salió de la calzada por el agua de lluvia acumulada en sectores de la ruta hundidos por el peso de los camiones.

Expertos de la Delegación Junín de la Policía Científica detectaron que en el lugar de la ruta 65 donde se accidentó el Peugeot 307 que manejaba Buonanotte, había charcos de agua de hasta tres centímetros de profundidad que pudieron haber desestabilizado el vehículo.

Además, los peritos determinaron que el Peugeot 307 colisionó contra dos árboles, y que al hacerlo contra el segundo el auto “se abrazó” y se deformó como una herradura.

A raíz del accidente, tres amigos de la infancia del jugador, Alexis Fulcheri (21), Emanuel Melo (21) y Gerardo Suñé (24) murieron, mientras que Buonanotte fue rescatado con vida porque era el único que llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El volante “millonario” estuvo internado 12 días, fue operado por una fractura de húmero que lo alejó de las canchas varios meses y desde el momento del hecho recibe asistencia psicológica para poder superar la muerte de sus tres amigos.

Tras el accidente, los análisis determinaron que el futbolista no estaba ebrio al momento del choque, ya que tenía 0,4 gramos de alcohol por litro en la orina -por debajo de 0,5 que es el límite permitido para conducir- y 0, es decir nada, en la sangre.

noticias relacionadas