Bruselas pide a España concretar los ajustes, mientras los “indignados” continúan con la protesta

Bruselas instó hoy al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a concretar los ajustes a los que se comprometió, mientras los “indignados” mantienen el pulso de la protesta social en las calles, tras ser reprimidos por la policía en plena escalada de la presión de los mercados sobre España.

El mensaje fue claro y llegó a través del Comisario europeo de Economía y Asuntos Monetarios, Olli Rehn, quien aseguró que es “de suma importancia” que España ponga en marcha “lo más rápido posible” las reformas pendientes en el ámbito financiero, laboral y fiscal.

El funcionario comunitario remarcó que es necesario concluir la reestructuración del sistema financiero, “en especial” el de las cajas de ahorro, así como la reforma laboral –que introduce mayor flexibilidad- , para que haya garantías de que volverá el crecimiento sostenido y se creará empleo.

Respecto a la consolidación fiscal, Rehn sostuvo que a nivel general el gobierno español va en el buen camino de cara a conseguir sus objetivos de reducción del déficit del próximo año, pero advirtió que a nivel regional es de fundamental que los planes de consolidación se aplique de manera “estricta”, debido al alto endeudamiento de las comunidades españolas.

A pesar de este llamado de atención, Bruselas insistió en que los ataques a la deuda española e italiana, “no se justifican por hechos económicos” ya que ambos gobiernos están actuando para corregir el déficit e impulsar el crecimiento y reiteró que ninguno de los dos países necesita ser rescatado financieramente.

Esta mañana, el riesgo país de España e Italia volvieron a dispararse hasta alcanzar los 420 puntos, récord histórico para ambos países desde la entrada al euro. Además, por primera vez, Italia se puso por encima de España.

No obstante, los rumores de que el Banco Central Europeo (BCE) estaba comprando bonos de la deuda española e italiana relajaron posteriormente el diferencial por debajo de los 400 puntos, la frontera para que un país sea rescatado. Por encima de este umbral, el costo de endeudarse es demasiado alto y comprometería las perspectivas de crecimiento.

Los analistas coinciden las turbulencias financieras de la zona euro están motivadas en la incertidumbre que existe aún en torno a la implementación de los cambios en el “Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) aprobados en julio -junto con el rescate a Grecia- para que pueda comprar deuda de los países de la zona euro con problemas financieros.

Aunque esta reforma requiere que se pronuncien los parlamentos de los distintos países, el Comisario Rehn afirmó que estará operativo en septiembre.

Pero las dudas sobre España e Italia surgen de los signos de estancamiento que están mostrando sus economías, y por lo tanto, al crecimiento de su deuda en relación con el PIB (Producto Interno Bruto).

Según estimaciones del Banco de España, entre abril y junio el crecimiento español fue muy débil, de apenas un 0,2% en la tasa trimestral, y una décima menos que al comienzo del año.

Si el dato se confirma –hubo un retroceso del 0,7% a nivel interanual- indicaría que la economía se desacelera, lo que tendrá consecuencias en la actividad económica y en las perspectivas de reducción del desempleo, que afecta a casi 5 millones de personas, el 21% de la población activa.

A raíz de esta crisis de la deuda, Zapatero mantiene en suspenso sus vacaciones y trabaja para reconducir la situación en contacto telefónico con Bruselas, el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Al frente externo se le suman también las presiones internas.

El opositor Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, al que las encuestas dan como vencedor en las elecciones generales, insistió por tercer día consecutivo en su pedido de anticipar los comicios que ya fueron adelantados por Zapatero al 20 de noviembre.

A este reclamo se sumó hoy el partido nacionalista catalán Convergencia i Unió (CiU), cuyo líder Josep Antoni Duran i Lleida, escribió en su blog que el gobierno debería convocar elecciones “mucho antes” del 20 de noviembre, porque “ya no tiene intenciones de ahondar las reformas emprendidas”.

En tanto, los “indignados” españoles convocaron para hoy a una nueva jornada de protesta en repudio a los incidentes ocurridos anoche cuando veinte personas resultaron heridas en una dura carga policial frente al Ministerio de Interior, que también dejó cuatro detenidos, tras un nuevo intento de reconquistar la madrileña Puerta del Sol.

El Movimiento 15-M, que esta noche volverá a intentar “tomar” el “Kilómetro cero” de Madrid, denunció la desproporcionalidad de la actuación policial y exigió la “inmediata dimisión” del ministro de Interior, Antonio Camacho, y la delegada del gobierno en Madrid, Dolores Carrión.

En este clima de alta tensión social y nerviosismo del gobierno, los indignados convocaron protestas en otras ciudades de España, como Barcelona, Valencia, Gran Canaria, Zaragoza y Burgos, entre otras.

noticias relacionadas