Boca fue vapuleado por Argentinos en La Paternal

El puntero de la Superliga cayó anoche por 2 a 0 a manos del Bicho, que lo superó en todas las líneas y lo derrotó con goles de Alexis Mac Allister y Damián Batallini, en el cierre de la 18va. fecha.

Consciente de sus limitaciones y con una entrega envidiable que fue la base de su rendimiento, Argentinos Juniors logró hoy superar al líder Boca por 2 a 0 como local en La Paternal, en el cierre de la decimoctava fecha de la Superliga.
El mediocampista Alexis Mac Allister, una de las figuras del encuentro, abrió el marcador a los nueve minutos de un primer tiempo en el que el “Bicho” dominó a Boca desde su intensidad defensiva.
Con la ventaja y la desesperación de un rival que no logró encontrar los caminos, Damián Batallini coronó una notable jugada colectiva a los 21 minutos del complemento, para asegurar la victoria del “Bicho”, que dio otro paso rumbo a la permanencia en Primera División y da pelea por el ingreso a las Copas internacionales en 2019.
La derrota, si bien no hace peligrar las probabilidades del “Xeneize” de ser campeón -mantiene ocho puntos de ventaja sobre Talleres a nueve fechas del final-, encendió una luz de alerta a diez días de la Supercopa argentina contra River y terminó con una racha de siete partidos sin perder.
A Boca, que no contó con Carlos Tevez, le costó manejar la pelota ante la presión rival, por lo que generó pocas opciones de peligro sobre el arco de Cháves.
Incómodo por el esfuerzo y la liviandad de Argentinos, Boca no tuvo conexión ni despliegue para doblegar el plan pergeñado por Alfredo Berti.
El gol tempranero de Alexis Mac Allister, después que Nicolás González le ganó en el salto al juvenil Heredia, solo provocó que Argentinos profundizara ese trabajo defensivo.
Con Sandoval de un lado y Kevin Mac Allister del otro, Berti frenó la velocidad y el desequilibrio por las bandas de Pavón y Cardona, por donde Boca fundamentalmente carga sus ataques.
En el segundo tiempo, ni siquiera los cambios de Guillermo Barros Schelotto modificaron la estructura -reapareció Pablo Pérez tras el desgarro- y el desempeño de Boca, pese a que por algunos pasajes se hizo dueño de la pelota.
La presencia de “Wanchope” Abila pasó prácticamente desapercibida, también Pavón, y Cardona tuvo que ponerse al hombro los ataque del “Xeneize”.
Muy pocas situaciones de peligro podrán enumerarse a la hora del “ping-pong” para Boca, que extrañó muchísimo la ausencia de Barrios para la contención y la organización de su juego.
Y en ese espacio que podría haber ocupado el colombiano, Argentinos generó el segundo gol con un contragolpe que manejó Alexis Mac Allister, tiró una pared bárbara con González y cuando quedó ante el arquero Rossi se la cedió a Batallini para que defina con el arco vacío.
Argentinos cerró su noche perfecta con un par de “olé, olé” desde la tribuna y la excitación por una sobredosis de buen fútbol que exhibió ante el líder.

noticias relacionadas