Australia dice que aún no avistó los posibles restos del avión

La búsqueda internacional de posibles restos del desaparecido avión malayo detectados por satélites flotando en el sur del Océano Indico hasta ahora no dio resultados, y existe la posibilidad de que esos restos se hayan hundido, dijo hoy el viceprimer ministro de Australia.

Australia busca desde ayer un objeto de unos 24 metros y otros más pequeños a unos 2.500 kilómetros al suroeste de la ciudad australiana de Perth, luego de que su detección por imágenes satelitales diera nuevas esperanzas de poder encontrar el vuelo MH370 de Malaysia Airlines desaparecido el 8 de marzo.

Con las familias de los 239 pasajeros y tripulantes del avión cada vez más angustiados y luego de una búsqueda varias veces centrada en pistas falsas, el vicepremier australiano alertó contra generar expectativas excesivas.

“El último informe que tengo es que no se ha identificado nada de particular importancia en la búsqueda de hoy, pero el trabajo continuará”, dijo Warren Truss.

“Algo que lleva flotando en el océano tanto tiempo puede que deje de flotar y se hunda hasta el fondo del mar”, agregó.

Dos aviones se encuentran en la remota región y dos más están de camino, afirmó en un video John Young, portavoz de la Autoridad de Seguridad Marítima de Australia (AMSA), organismo que lidera la búsqueda en el sector sur del océano Índico.

“Hasta la fecha, no se ha informado de ningún avistamiento”, indicó la AMSA, citada por la agencia de noticias EFE.
Un avión P3 Orion de las Fuerzas Aéreas australianas regresó a su base después de rastrear sin hallazgos positivos la zona señalada.

Mientras, los otros aviones recorren la zona a baja altura, gracias a las “mejores” condiciones climatológicas de este viernes, con “observadores entrenados” que divisan la vasta zona de agua.

“Nosotros queremos encontrar estos objetos, es la mejor pista para buscar a las personas desaparecidas”, aseguró Young.

El primer ministro de Australia, Tonny Abbot, dijo hoy desde Papúa Nueva Guinea, donde se encuentra de viaje oficial, que las autoridades del país oceánico harán “todo lo posible” para encontrar y confirmar si los restos localizados pertenecer al vuelo MH370.

“Podrían ser unos contenedores que han caído de un barco, nosotros no lo sabemos”, advirtió Abbott, citado por la agencia de noticias EFE.

Anoche llegó a la zona de búsqueda, de 23.000 kilómetros cuadrados, el buque mercante noruego St. Petersburg, se espera el arribo de otro barco comercial y luego el del buque de guerra australiano Success.

Además, mientras sobrevolaban la zona aviones australianos, neozelandeses y estadounidenses, un Hércules del país oceánico arrojó ayer boyas que servirán de marcadores para la búsqueda.

A pesar de considerarse una pista creíble, el ministro australiano de Defensa, David Johnston, dijo que “pasarán muchos días para que se tenga una idea de la credibilidad y veracidad de este informe (del satélite)”.

El avión Boeing 77-200 de Malaysia Airlines partió el 8 de marzo rumbo a Beijing pero desapareció del radar unos 40 minutos después de despegar de Kuala Lumpur, capital de Malasia.

El avión voló inicialmente siguiendo su ruta prevista hacia el noreste, pero al ingresar en el Mar de la China Meridional al parecer giró bruscamente y se dirigió en la dirección opuesta, hacia el suroeste, de vuelta hacia Malasia, pasando por sobre la península malaca hacia el estrecho de Malaca.

Sus ocupantes eran 153 chinos, 50 malayos, 7 indonesios, 6 australianos, 5 indios, 4 franceses, 3 estadounidenses, 2 neozelandeses, 2 ucranianos, 2 canadienses, 1 ruso, 1 holandés, 1 taiwanés y 2 iraníes que embarcaron con pasaportes robados a un italiano y un austríaco.

El gobierno chino se ha mostrado impaciente con Malasia por la falta de resultados de la búsqueda, en medio de presiones crecientes de los familiares de los pasajeros chinos desaparecidos.

Una delegación malaya que viajó a China se reunió hoy en Biejing con funcionarios chinos y con parientes de los pasajeros chinos, y durante el encuentro el comandante de operaciones aéreas de la Fuerza Aérea malaya, Ackbal bin Haji Abdul Samad, aseguró que es “improbable” que el avión haya sido abatido por cazas militares.

El comandante afirmó que, aunque fueron radares militares los que capturaron señales de la aeronave, no tomaron ninguna medida al considerarlo “amigo”, informó la agencia de noticias estatal china Xinhua.

Por su parte, el portavoz de la Cancillería china, Hong Lei, remarcó hoy que la potencia asiática lleva a cabo una “cooperación solidaria” con Australia en la búsqueda del avión.

“Esperamos que Australia haga también todo lo posible en las investigaciones e informe a China puntualmente”, dijo Hong Lei en una rueda de prensa en Beijing.

Un rompehielos chino, el Xuelong, que normalmente está anclado en el puerto de la ciudad australiana de Perth, está listo para trasladarse al sur del océano Índico este viernes.

Por otra parte, otros tres buques de guerra chino también se dirigen a la zona.

noticias relacionadas