Alergias: no le echemos toda la culpa a la primavera

Escribe el Dr. Samuel Azar.

Es habitual asociar a la primavera, la estación más bella del año, con alergia.
La razón es que en primavera comienzan muchas especies vegetales a emitir a la atmósfera sus granos de polen, aproximadamente un 20 % de ellas son alergénicas y hay un grupo personas  que son sensibles.

Los  granos de polen mas alergénicos comienzan  a aparecer en la atmósfera  hacia fines de agosto y suelen persistir hasta abril del año siguiente. Desde fines de agosto a fin de septiembre polinizan árboles como plátano, fresno, cipreses, álamos, entre otros. Luego, aparecen los de las gramíneas  -desde setiembre hasta fin de año- con un pico máximo a mediados de noviembre y, posteriormente, los yuyos y malezas. Como se  puede apreciar, los granos de polen se encuentran en la atmósfera más de la mitad del año.

La polinización es un proceso biológico imprescindible para que se perpetúen ciertas especies  vegetales. Son alergénicos aquellos granos livianos que provienen de flores insignificantes que apenas se ven, que son vehiculizados por el viento.

No así, aquellos de flores de vivos colores y perfumadas, destinadas a ser polinizadas por insectos, pájaros y otros animales, por lo tanto, sólo  son alergizantes para los floristas y floricultores.

 Las gramíneas son una de las variedades mas alergénicas, el 20%  de las especies vegetales  existentes en el planeta son gramíneas. Lo constituyen la mayoría  de los cereales y ciertos pastos, que son fuentes muy importantes de alimentos para seres humanos y animales herbívoros.

Por otra parte, las personas sensibles a algún polen, suelen ser también alérgicos a otros elementos  presentes en el aire, particularmente los que se encuentran en el hogar todo el año, como los ácaros, hongos ambientales,  productos  de las mascotas, insectos. 

Los individuos sensibles a un polen no lo pasarán muy bien,  en especial, si este se encuentra en la atmósfera en altas concentraciones.

Los síntomas que provocan  son   congestión nasal  intensa,   conjuntivitis severa,  crisis de estornudos, picazón de ojos y nariz, lagrimeo y  eliminación de abundante  secreción acuosa por la nariz; en ocasiones crisis de asma y, en algunos casos, afecciones en la piel. Sin duda, esto genera una importante pérdida en la calidad de vida.

También, para esta época, son frecuentes las rinitis provocada por virus que muchas veces suele adjudicarse a los granos de polen,  pero si en un individuo se suman ambos factores la afección será de mucha severidad.

De manera que no le echemos toda la culpa a la primavera a trastornos que en esta época del año padecen los individuos alérgicos.

Como distinguir las alergias provocadas por polen
Es probable que las personas que presentan rinitis, conjuntivitis  o asma en una época determinada del año, en especial en primavera y/o  verano, empeoren  los días ventosos y soleados, que mejoren con las lluvias (barren el polen del aire), puedan ser alérgicos a  algún tipo de granos de polen. Deben  consultar con el alergólogo, para que éste le indique un tratamiento, no sólo para controlar  los síntomas sino, también, para desensibilizarlos para tratar de curar  afección, que año tras año puede empeorar si no se los trata adecuadamente.

Medidas preventivas
Las medidas preventivas son muy útiles. Se basan en reducir la exposición a los granos de polen, tales como, no permanecer en el exterior en horarios de mayor concentración de polen en el aire (entre las 10 de la mañana y las 16); tampoco realizar actividades físicas al exterior, en especial en dichos  horarios. Cerrar las ventanas en los horarios indicados. Los alérgicos a las gramíneas no deben cortar el pasto en época de polinización de dicha especie. No secar la ropa al exterior porque los granos de polen quedan atrapados en la tela, como sábanas y fundas, que se inhalarán cuando el individuo alérgico se acueste. Colocarse anteojos de sol para reducir el impacto de los granos sobre las conjuntivas. Cerrar las ventanillas de los autos cuando se los utilice, los aparatos de aire acondicionados de los vehículos actuales poseen filtros para polen.
De manera que con medidas preventivas y tratamientos adecuados el alérgico a los granos de polen, podrá disfrutar de esta maravillosa estación del año, sin trastornos.
 
Dr. Samuel Azar
Director de la Estación Aerobiológica Buenos Aires
Para mayor información consultar al 154-408-8557

noticias relacionadas