Aldea Global: El mundo sin fronteras

Escribe: Ingeniero Fabián H. Montefinal.

El desarrollo tecnológico de las últimas décadas -Internet, comunicaciones móviles, banda ancha, satélites, microondas, etc.- produjo importantes cambios en la estructura económica y social, y en las formas de establecer y mantener las relaciones sociales.

En la actualidad, la información se ha convertido en una fuente de poder y en el motor de los cambios sociales, económicos y culturales. El auge de las telecomunicaciones está produciendo una transformación de las tecnologías de la información y de la comunicación, denominadas TICs, cuyo impacto ha afectado a todos los sectores de la sociedad.

Las fronteras nacionales fueron superadas por las tecnologías de la información. Las informaciones se intercambian y se transmiten cada día por todo el mundo, de manera que la vida puede estar condicionada en cada momento por lo que está sucediendo a miles de kilómetros de distancia.

La visión del mundo adquirió una nueva dimensión por encima de países, comunidades y localidades, lo mismo que le sucede a las empresas. Estamos ante un nuevo modelo social, la «sociedad globalizada», en el que no existen las fronteras para los intercambios de ideas, mensajes, productos y servicios

Es así como la idea de la «aldea global» de MacLuhan se va haciendo realidad.

Herbert Marshall McLuhan fue un educador, filósofo y estudioso canadiense, que vivió entre 1911 y 1980, quien es reconocido como uno de los fundadores de los estudios sobre los medios, y ha pasado a la posteridad como uno de los grandes visionarios de la presente y futura sociedad de la información.

En el año 1964, él escribió: «Hoy, después de más de un siglo de la tecnología eléctrica, hemos extendido nuestro sistema nervioso central en un abrazo global, ampliando tanto el espacio y el tiempo a todo el mundo”.

Más tarde, a principios de los años ´70, estableció el término “aldea global” para describir la interconexión humana a escala global generada por los medios electrónicos de comunicación.

McLuhan pensaba en las tecnologías de la información y comunicación como una extensión de nuestros sentidos, en particular los de la vista y el sonido. El teléfono y la radio se convirtieron en el oído y el habla de larga distancia. La televisión y la computadora extendieron la vista.

A través de los medios de comunicación como el teléfono, la televisión y, más recientemente, Internet y redes celulares, el mundo está cada vez más comunicado y unido entre sí lo que ha permitido conectar con la gente al otro lado del mundo tan rápido como con los que viven en el mismo pueblo.

Ahora se puede escuchar y ver los acontecimientos que tienen lugar a miles de kilómetros de distancia en cuestión de segundos, a menudo más rápido que oímos de lo que pasa en nuestra propias ciudades e incluso nuestras propias familias.

Es la velocidad de estos medios electrónicos la que permite actuar y reaccionar a los problemas globales a la misma velocidad que para hacer frente a las del entorno en que se habita.

La globalización alcanzada a partir de la expansión de redes informáticas hizo posible la comunicación y el intercambio de la información entre personas de cualquier parte del mundo, sin importar la distancia que los separa.

La conectividad brindada por las nuevas TICs ha ampliado el nivel de responsabilidad de los actores de la sociedad obligándolos a tomar conciencia del alcance mundial de sus acciones y de las consecuencias, en algunos casos inmediatos, que pueden afectar al resto del planeta.

Ingeniero Fabián H. Montefinal
Gerente General
Excelan Automación S.A.
fmontefinal@excelanautomacion.com.ar
www. excelanautomacion.com.ar

noticias relacionadas