Walter Fernández: “Cuando canté en un escenario por primera vez, sentí lo mismo o más que cuando debuté en el fútbol”

El ex crack de Racing, campeón de la Supercopa de 1988, se destaca hace varios años como cantante melódico y de tangos. “El canto lo llevo adentro desde muy chico”, reveló a La Ciudad.

Antes, la “rompía” por la banda izquierda de las canchas, gracias a su zurda letal, la cual tenía esa mezcla única de habilidad y precisión.

Actualmente, hace lo mismo pero llamativamente con su voz. Walter René Fernández (58 años), ese extraordinario wing que debutó en Rosario Central pero deslumbró en Racing Club, desde hace años se dedica a la música y ya se lo apreció en programas de televisión, radios o directamente en vivo en algunas fiestas, encuentros o bares.

“El cantar lo llevo adentro desde muy chico. Cuando jugaba en inferiores en mi pueblo (Firmat, Santa Fé) ya lo realizaba y luego, cuando arranqué a jugar fútbol profesionalmente, inevitablemente tuve que alejarme porque no podía con todo”, cuenta al Diario La Ciudad de Avellaneda.

Pero hasta ahí, se puede decir que Walter sólo cantaba “en la ducha”, sin embargo, cuando fue transferido de La Academia al Cruz Azul de México (1989-1991), conoció a un amigo que era cantante en la tierra azteca y la historia fue cambiando: “Jugando allá, me fui de vacaciones a Cancún y lo conocí cuando cantaba en un hotel. Entonces me invitó al escenario con él y así fue que me pasó algo muy fuerte, sentí que me explotó algo en el corazón que tenía escondido durante mucho tiempo. Puedo asegurar que sentí la misma sensación o más de cuando debuté en primera”.

Y sin perder un minuto, empezó a estudiar canto y formarse “como corresponde”. Pero después volvieron las dudas con respecto al canto, porque el “último wing” (como lo apodara Víctor Hugo Morales) fue transferido a la Universidad de Chile (1991-1993) y no sabía si seguiría estudiando o vinculado a la música: “Estaba muy preocupado porque en ese país no conocía a nadie y desconocía qué iba a hacer con las clases o las presentaciones que ya realizaba en México.

Pero por suerte la vida te brinda señales increíbles que marcan el camino: resulta que el hombre que me trasladó del aeropuerto a mi nuevo club, era un cantante ‘retro’ muy conocido en Chile. ¡No lo podía creer! Así fue como me hice muy compinche con él y empecé a estudiar nuevamente y pude aprender muchísimo”.

No obstante, faltaba el último obstáculo para el Walter cantante, porque resulta que en 1993 retornó al país para utilizar sus últimas balas futbolísticas en el club Defensores de Belgrano en Primera B Metropolitana y ahí -según afirma él- seguro terminaba su “carrera artística”: “Cuando pise nuevamente Argentina le dije ‘chau’ al canto, porque acá todos me observan vestido de jugador de fútbol y es muy difícil poder despegar las dos cosas que hago y que no me juzguen. Entonces pensaba que era casi imposible que en mi país pueda desarrollar a full lo musical”.

 

– Walter, pasados varios años, ¿hoy también te sucede lo mismo con respecto a cómo te ven?
– Sí, muchísimo, porque lamentablemente es inevitable. Actualmente me invitan a cantar y cuando me anuncian, esperan al jugador de fútbol. Y yo no quiero ser “una sorpresa” o algo similar, por eso me sigo instruyendo y me nutro de buenos músicos y de excelentes equipos de sonidos, para hacer siempre una gran presentación.

Por su parte, el broche de oro y su momento “click” llegó en mayo de 2012, cuando el queridísimo Walter se presentó de gran manera, dando un show increíble y emocionante, en el reality “Soñando por Cantar”, programa producido por Ideas del Sur y conducido por Mariano Iúdica. El gran lanzador de centros sorprendió a todos cuando interpretó “Todo a pulmón”, de Alejandro Lerner y después cerrando su performance con “Volver a empezar”, junto a nada menos que a sus ex compañeros, Ubaldo Matildo Fillol, Rubén Paz e Ítalo Ortiz. “Se lo recontra merece, por ser una gran persona y profesional”, afirmó ante las cámaras el ídolo uruguayo. Mientras que El Pato agregó: “Estamos muy contentos por lo que hizo, porque él ama esto”.

Para demostrar su perfil bajo y que logra todo por propio esfuerzo, Walter explica al Diario La Ciudad que fue al casting de “Soñando…” sin anunciar quién era y que pasó todas las etapas correspondientes y necesarias para presentarse en el escenario mayor del programa. “Recuerdo que me fui temprano a la productora, hice la fila como todos los presentes y finalmente, luego de realizar las pruebas, me eligieron sin saber mi pasado profesional”, añade.

-¿Qué estilo musical realizás en tus espectáculos?
– Yo soy muy ‘retro’, amo lo melódico y me manejo en los estilos de Nino Bravo, Alberto Cortez, Luis Miguel, entre otros. Pero también me fascina el llamado pop romántico, latino y especialmente el tango, a tal punto que en varias oportunidades realicé show sólo tangueros.

El gran wing y el fútbol
A pesar del amor a las corcheas y claves de sol, Walter nunca se alejó de su otro gran romance: la pelota. Por ejemplo, en Firmat su pueblo natal, se recibió de técnico y coordina a los chicos que juegan en el club del barrio. Además, obviamente, siempre está informado con lo que sucede alrededor del mundo Racing.

– ¿Cómo ves actualmente a tu ex club?
– Muy bien, en todo su aspecto; con excelentes condiciones tanto de infraestructura como futbolísticas.
Recuerdo la época cuando yo jugaba y la diferencia es abismal. En los planteles que integré, varias veces incluso no teníamos agua caliente para ducharnos, había problemas en el cobro de sueldos (en mi caso particular, estuve un año sin recibir salario) y en el estadio el público no podía utilizar las tribunas superiores porque tenían problemas edilicios, entre muchísimas otras cosas que se conocen y otras que no.

– ¿Te gusta el plantel actual?
– Sí, bastante. Por suerte -y ya hace tiempo- tenemos un equipo competitivo y por tal motivo se dan muchos resultados, sólo falta esa cuenta pendiente que es ganar una copa internacional, pero sé que por este camino pronto se va a concretar.

– Walter, si el plantel que conformaste cuando pelearon el campeonato y ganaron la Supercopa y la Interamericana (1988) hubiese tenido una dirigencia y el ordenamiento que posee Racing hoy, ¿la historia se habría escrito aún más exitosa?
– Uff, ni dudarlo, hubiésemos hecho estragos. Creo que arrasaríamos con todo. Teníamos un gran plantel y lo demostró: a pesar de las dificultades y de todo lo malo que vivíamos en ese momento, ganamos dos copas internacionales. Pero si el club estaba como se encuentra ahora, estoy convencido que hubiésemos obtenido muchas más cosas.

– Y tu puesto en la cancha, ¿ya se perdió?
– Sí, no existe más. Con las tácticas y como se observa el fútbol actual, ya se perdió. Igual creo que va a volver, como todo, pero hoy no se encuentra ninguno.

noticias relacionadas