Vecinos y allegados a la familia de Candela Rodríguez marcharon pidiendo justicia

Vecinos y amigos de la familia de la niña Candela Rodríguez, secuestrada y asesinada en el partido bonaerense de Hurlingham, marcharon ayer por las calles de ese distrito para reclamar el esclarecimiento del crímen y el castigo a sus responsables.

La marcha, bajo la consigna «justicia por Candela», culmimó anoche frente a la comisaría local donde algunos manifestantes increparon al segundo jefe de la Policía Bonaerense, Hugo Matzkin, quien estaba en el lugar supervisando parte de la investigación.

El subjefe policial había accedido a un pedido de una comisión de vecinos para salir a informar sobre la investigación del asesinato de Candela, de once años, pero fue increpado por un pequeño grupo y no pudo establecerse el diálogo.

Al grito de «justicia por Candela», los manifestantes habían recorrido previamente las calles de esa localidad del oeste del conurbano, conmocionada por el crimen de la niña, cuyo cuerpo fue encontrado el miércoles tras nueve días desaparecida.

Frente a la comisaría volaron algunas piedras -hubo dos vidrios rotos en el frente del edificio-, y se vieron caer algunos huevos hacia donde Matzkin dialogaba con la prensa, pero de inmediato la situación volvió a la calma, aunque debido a ello no fue posible el diálogo con el subjefe policial.

«En este estado no creo que me pueda escuchar la gente», dijo Matzkin al reingresar hacia el interior de la dependencia, mientras un grupo de policías del cuerpo de Infantería, con escudos y cascos, se desplegaba en la vereda de la comisaría para proteger sus instalaciones.

La marcha se había constituido ayer al anochecer en la misma plaza de las que partieron en los días previos las columnas que reclamaban la aparición sana y salva de Candela.

A diferencia de aquellas movilizaciones, en la marcha de ayer no hubo niños ni aval de la familia de la víctima, y la consigna viró de «devuelvan a Candela» a «justicia por Candela».

La columna fue convocada por amigos y vecinos de la familia y sumó la adhesión de centros de estudiantes y agrupaciones docentes de la zona.

noticias relacionadas