Una testigo asegura que vio a Candela y a su madre con los supuestos autores del crimen

Una testigo aseguró que vio a Candela Rodríguez y a su madre con los supuestos autores material e intelectual del crimen en una feria del barrio porteño de Villa Lugano poco antes de la desaparición de la niña, en agosto pasado.

Según surge del pedido de prisión preventiva del fiscal Marcelo Tavolaro contra el presunto ideólogo del hecho, Héctor «Topo» Moreyra, la nena de 11 años y su madre, Carola Labrador, se saludaron «como muy amigos» con este imputado y con Hugo Bermúdez, sindicado como autor material del homicidio.

La mujer -cuya identidad esta agencia mantendrá en reserva- declaró en la causa que vende ropa usada en la feria situada en Larraya 4048 de Lugano desde hace unos tres años.

«Refirió que en varias oportunidades, antes de la desaparición de Candela, vio a Hugo Bermúdez y a `El Topo` Moreyra, que hoy sabe que se llaman así, ya que vio sus fotografías por televisión, en dicha feria juntos», afirmó el fiscal en el escrito al que accedió Télam.

Al declarar en la causa por el asesinato de Candela, ambos dijeron no conocerse y por eso este testimonio es relevante para el fiscal, que ya encontró varios «dichos mendaces» de los imputados, dijeron fuentes judiciales.

La vendedora detalló que ambos se reunían en un local con fachada de locutorio situado en Larraya 4012, perteneciente a un hombre llamado Silvio, donde «se venden droga, documentos truchos y de todo», lo cual a ella le genera «mucho miedo».

Dijo que el sábado anterior a que Candela desapareciera, los vio a los dos en el lugar y que una semana después, mientras la nena estaba desaparecida, se encontraba en el baño de ese local y escuchó al tal Silvio decirle a un hombre morocho muy flaco, medio petiso y a su mujer: «Matala».

La vendedora declaró que «la mamá de Candela y Candela iban habitualmente ahí a comprar ropa y conocían a Silvio y a Nilda (mujer de éste último), y que incluso vio que saludaron a ese `Topo` y a ese Hugo y que se saludaban como muy amigos».

La mujer aclaró que ahora sabe que esa madre e hija son Carola y Candela porque vio sus rostros en la televisión y que también concurría al lugar la tía de la niña, a la que dijo haber visto fumando en la puerta «con ese Hugo adentro» del local.

La testigo también acotó que cuando Moreyra y Bermúdez estaban en ese local veía estacionados una camioneta Partner bordó y una Traffic blanca (ambas secuestradas al presunto autor material) y un Suzuki negro, auto que algunos testigos señalan como el que se usó para «levantar» a la nena.

Candela Sol Rodríguez desapareció el 22 de agosto después de salir de su casa de la localidad bonaerense de Villa Tesei y fue hallada asesinada el 31 del mismo mes en un descampado al costado de la autopista del Oeste.

Por el caso, hay seis detenidos con prisión preventiva, en tanto que el juez Alberto Meade debe resolver antes del lunes si dicta o no esa misma medida contra Moreyra.

noticias relacionadas