Una abuela declaró cómo los militares le devolvieron a su nieta, secuestrada junto a sus padres

Una anciana de 84 años que declaró como testigo en el juicio por crímenes de la ESMA aseguró que cuando los militares le devolvieron a su nieta secuestrada junto a sus padres, en el auto en que la trajeron “había varios bebés”.

El testimonio ante el Tribunal Oral Federal 5 lo dio Paulina Goldstein de Lewi quien también dijo que el entonces nuncio apostólico Pío Laghi le aseguró que nada podía hacer por su hijo Jorge Claudio Lewi, secuestrado el 8 de octubre de 1978, pero “me recomendó rezar por él”.

La anciana testimonió por el caso de su hijo y su nuera Ana María Sonder, apenas dos de las 800 víctimas en este juicio y se refirió al caso de su entonces nieta de año y medio Adriana Victoria Lewi, secuestrada junto a sus progenitores.

Rememoró que sus consuegros se comunicaron telefónicamente con ellos en diciembre de 1978 para que concurrieran a su domicilio y al llegar al lugar se encontraron con su pequeña nieta, a quien «los militares les habían traído en un coche».

La mujer relató emocionada que adherida a la ropa de la beba estaba la fotografía de su hijo, extraída de los documentos que los captores le habían quitado, a la que exhibió en la audiencia.

«En el coche tenían varios bebés», dijo la mujer citando los datos dados por sus parientes políticos que habían recibido a la criatura.

La anciana explicó que de acuerdo a testimonios de sobrevivientes su hijo había estado detenido en el centro ilegal de El Olimpo hasta la Navidad de 1978 cuando fue trasladado a la ESMA.

noticias relacionadas