Se espera un ajustado final entre Massa e Insaurralde, pero el Frente Renovador se mostró confiado

En la provincia de Buenos Aires, distrito crucial de estas elecciones primarias, todos los ojos están puestos en la reñida batalla entre el intendente de Tigre y el candidato del kirchnerismo; un vocero del massismo pronosticó una victoria, aunque en el bunker evitaban los festejos

El panorama se presenta reñido en la provincia de Buenos Aires, el distrito clave de estas elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). En la provincia, que concentra el 37,3 por ciento del padrón nacional, se espera un resultado ajustado entre el kirchnerismo y el massismo.

Con un escenario de fuerte paridad, la batalla crucial está protagonizada por el intendente de Tigre y primer candidato del Frente Renovador, Sergio Massa, y por el jefe comunal de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, cabeza de lista del Frente Para la Victoria. Los votos de esta noche funcionarán como termómetro para los comicios generales de octubre.

Desde el espacio del tigrense algunos ya se mostraron confiados. «Nosotros ganamos, no hay empate técnico», dijo un vocero de Massa a LA NACION. No obstante, algunos dirigentes del espacio fueron más cautelosos. «Lo mejor es no festejar hoy, seguramente festejaremos con mucha efusividad en octubre», declaró el candidato a diputado Felipe Solá.

Antes de los resultado oficiales, las redes sociales funcionaron como una suerte de boca de urna que eludió la veda electoral con metáforas futbolísticas. Periodistas, analistas y consultores coincidieron en que el tigrense aventajará al candidato del kirchnerismo por dos puntos, aproximadamente.

Sin pujas internas en los principales partidos, de lo que arrojen las urnas bonaerenses dependerá buena parte de la lectura que se hará de estas primarias. Con un padrón de 11.384.393 electores, la provincia renueva 35 bancas en Diputados.

EL MASSISMO, OPTIMISTA

Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi
Tras lanzar su nuevo espacio opositor, Massa espera para esta noche un triunfo que lo muestre como quien derrotó al Gobierno en el bastión principal del país. También, como un presidenciable para el 2015.

En declaraciones radiales, a pocos minutos del cierre de urnas, uno de los voceros de Massa, Claudio Ambrosini, aseguró que «no hay empate técnico «, y dijo que el massismo ganará en las primarias bonaerenses.

Los dirigentes que acompañan Massa, en tanto, mostraron mayor cautela. «Somos optimistas pero tenemos que esperar. No voy a dar ninguna cifra», se excusó Solá. Otro candidato, José Ignacio De Mendiguren, afirmó: «Confiamos en que nos va a ir muy bien. Sergio [Massa] ya dejó en claro que una victoria no se define por un punto más o un punto menos. Corregiremos muchas cosas de cara a octubre para que más gente se entere de nuestra propuesta».

En el bunker del Frente Renovador se espera que Massa llegue una vez que avance el recuento de votos. Al emitir su voto esta mañana, el tigrense manifestó: «Este es un gran paso en lo personal, porque significa una nueva etapa en mi vida».

INSAURRALDE, CON EL RESPALDO DEL GOBIERNO

Foto: LA NACION / Santiago Hafford
Tras el cierre de urnas, el kirchnerismo se concentraba esta noche en el bunker del hotel Intercontinental, el tradicional comando de campaña del Gobierno, a donde cerca de las 20 llegó Insaurralde con los candidatos porteños del kirchnerismo, Daniel Filmus y Juan Cabandié. Se espera que llegue la presidenta Cristina Kirchner cerca de las 21.

Desde el espacio de Insaurralde, pasada una hora de iniciado el escrutinio, no quisieron hablar de cifras ni de boca de urna.

Como es usual en los bunker del kirchnerismo, en las afueras los militantes se hicieron presentes con banderas de La Cámpora y Kolina,entre otros, para seguir el recuento de votos a través de una pantalla gigante.

Durante la campaña, la Presidenta concentró la mayoría de los esfuerzos en Buenos Aires: luego de elegir a Insaurralde como candidato, sumó al intendente a todos sus actos de gobierno. Esta mañana, al votar, el jefe comunal de Lomas de Zamora relató: «El viernes fue la última vez que hablé con la Presidenta. Fue una campaña corta que salió muy bien».

Por su parte, el gobernador Daniel Scioli, quien decidió alinearse con el oficialismo, durente las últimas semanas se puso la campaña al hombro para mejorar el conocimiento del candidato kirchnerista. Un triunfo de Massa en estas elecciones legislativas podría marcar sus aspiraciones presidenciales para el 2015.

LOS PARTIDOS MÁS ALEJADOS DE LA PUNTA

El resultado de las PASO será también importante para los diputados Francisco De Narváez, (Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo), y Margarita Stolbizer aliada con el radical Ricardo Alfonsín ( Frente Progresista Cívico y Social). Ambos buscan evitar una polarización entre el kirchnerismo y massismo, que afecte su performance en las elecciones generales de octubre.

En tanto, otros partidos tienen como objetivo superar el piso electoral del 1,5% para asegurarse un lugar en los comicios generales. En Entre ellos se encuentran el Frente de Izquierda y los Trabajadores, que encabeza Néstor Pitrola; el partido Unión con Fe, del gremialista Gerónimo «Momo» Venegas, y Compromiso Federal, de Alberto Rodríguez Saá..

noticias relacionadas